viernes, 29 de abril de 2005

Otra vez aquí

Supongo que esto de los viernes noche se convertirá en una cita habitual. Al menos hasta que se terminen las clases de inglés y pueda volver a irme por ahí de tranqui sabiendo que a la mañana siguiente dormiré como un señor.
Podría volver a repetir todo lo de la última vez. Poca cosa ha cambiado. Bueno, la montaña de libros ha dado un buen bajón, a pesar de todo. Podéis ver ahí a la derecha que he inaugurado un nuevo espacio en la barra lateral: los candidatos al prestigioso premio Lo Mejor Que He Leído en su edición 2005. Juego de Tronos, a pesar de sus 700 y pico páginas ha hecho una entrada fulgurante, tanto por calidad como por rapidez: lo he leído en apenas 4 días. Es genial ver que no está todo dicho, que todavía puede venir alguien a hacerte cambiar de opinión, a reconciliarte con todo un género. No es que Juego de Tronos sea original. Es puro folletín, ni más ni menos. Toda esa movida existe desde hace siglos, Dumas ya lo hizo todo (o casi todo) en ese campo, y lo hizo bien. No, lo digo porque casi todos los libros de fantasía que han caído en mis manos han sido pura bazofia. Aparte de Tolkien, que sí logró hacer cosas magníficas (la mayor de las cuales no es El Señor de los Anillos, en mi opinión), todo lo demás son clichés baratos flotando en algo pegajoso y repugnante. Desde lo nauseabundo de las Crónicas de la Dragonlance a la aburrida mediocridad de las Crónicas de Belgarath (por cierto: ¿por qué leches tienen que ser todo crónicas o trilogías o mierdas similares?), lo mejor que puedo decir de las mejores novelas fantásticas que he leído es que no están mal para ser fantasía. Como el primer libro de la serie de Elric de Melniboné, por ejemplo. Los demás ya caían en la repetición y el aburrimiento. Y mira que son muchos.
Pero no, Juego de Tronos está por encima de todo eso. Es una gran novela por derecho propio, y el que transcurra en un mundo imaginario lleno de cosas raras es totalmente casual. No está escrito pensando en el género, si entendéis lo que quiero decir. El autor no parece estar pensando en vender luego los derechos para hacer un juego de rol (como parecía ocurrir en las Crónicas de Belgarath) ni está directamente adaptando uno (como ocurre en las de la Dragonlance). Es una novela magnífica, folletín del bueno, donde un personaje se llama Eddard en vez de Artagnan y las cosas ocurren en "Los Siete Reinos" en vez de en Francia. Casi se podría argumentar que no es realmente una novela de fantasía, pero eso nos llevaría a preguntarnos qué es la fantasía y paso de rayarme ahora mismo. No obstante, no quiero dejar de comentar algo que me ha llamado la atención, y es que a George R.R. Martin, el autor, lo podríamos clasificar en primer lugar como "escritor de ciencia-ficción" antes que como "escritor de fantasía". Casi da la sensación de que ha venido a enseñarles a los Weis y Hickmans de la vida cómo se hacen bien las cosas. Además, y no sé si será cosa mía, le he encontrado al libro muchos paralelismos con Dune, otra excelente novela folletinesca, pero en clave de ciencia ficción y con un mayor contenido ideológico (o al menos, eso aparenta). Me pregunto hasta qué punto es simple casualidad.
Y ya está bien de charla por hoy. Me voy a dormir, que mañana madrugo. Buen fin de semana!

martes, 26 de abril de 2005

Aaarrgg

Aaarrgg

Aaarrgg! Pasado mañana tengo el examen de Estrategia Internacional! Aaarrgg, aarrgg! Cabrones todos, aaarrggg!

Ahora que me he desahogado, puedo explicar con más calma que estos últimos días fueron una pequeña locura. Por supuesto, no escribo nada aquí desde la semana pasada. ¿Por qué? Pues muy sencillo. Para empezar, no estuve en casa el fin de semana, con lo cual chau internet. Al llegar a Vigo el domingo por la tarde, me encuentro con varias cosas. Por ejemplo, con que no hemos salido de Berlín cuando yo esperaba reunirme con el grupo en Viena... pero esto no tiene nada que ver y casi es mejor. No, lo malo es que, ya en mi casita, descubro que mi ratón se ha vuelto loco. El botón izquierdo se pulsa solo infinitamente o no se pulsa, según los misteriosos designios de las divinidades electrónicas. Fue un infierno invertir la configuración para poner el izquierdo a la derecha. Tuve que enchufar otro ratón viejo que había por ahí (menos mal) que no se movía nada nada, pero cuyos botones funcionaban bien. Ahora manejo el ordenador con un ratón en cada mano y los botones invertidos. Y aún así es un lío porque de vez en cuando el botón izquierdo (que funciona ahora como el derecho) se pulsa solo impidiéndote hacer cualquier cosa y abriendo programas indiscriminadamente. Me reordena los iconos del escritorio y me mete (aún no sé por qué) en el Excel. Y eso en el mejor de los casos. Desquiciante, vamos. Supongo que habrá que comprar otro ratón. Al día siguiente, lunes, y con un examen a tres días, tengo cita con el oculista. Tal y como me habían advertido, me ponen las famosas gotas pa dilatar la pupila. Pero me han debido poner unas extra-dilatation, porque estuve todo el día sin ver nada. Cuando volvía por la calle no podía ni abrir los ojos. Y ya en casa, olvídate de estudiar, porque el papel es blanco y el reflejo de la luz hacía que las letras bailaran y se mezclaran, con lo que tratar de leer era una tortura. Lo peor es que no podía estudiar, pero tampoco podía leer nada para pasar el rato, porque pasaba lo mismo. Asi que se puede decir que ayer no hice nada, prácticamente. Cuando se me pasó la tontería esta ya era tarde para ponerme a repasar asi que lo dejé correr.

Y hoy es hoy. Esta mañana he ido a dejar CVs a la oficina de orientación al empleo de la Uni. Descubrí, con gran optimismo, que aparte de la convocatoria de prácticas que me interesaba habían aparecido otras dos durante el fin de semana. Pero no tenía 3 CVs, sólo tenía uno aparte del original, del que no me quiero deshacer porque es más fácil fotocopiarlo que imprimirlo. ¿Que cómo es eso? Porque mi CV es en color (pa chulo yo), y en mi impresora no sale bien. Asi que fui a la fotocopiadora pa sacarle unas copias y me salen con que allí no hacen fotocopias en color. Malditos capullos. ¿Cómo es que no tienen una triste fotocopiadora en color? Pues no la tienen. Pero la tienen en industriales, me dicen. No sé por qué los inútiles de industriales han de tener una y no los de empresas o económicas. Pero bueno, mejor ellos que nadie. Asi que decido ir hasta allí a hacer las copias. Para los que no lo sepan, la facultad de industriales es la que más lejos está de la mía de todo el campus. Ya es mala suerte, ya. Pero las cosas son como son, asi que me dirijo hacia allí. Aparte de que es un paseíllo que preferiría haberme ahorrado, resulta que he acabado dando un par de vueltas estúpidas porque están haciendo unas obras justo al lado y había caminos cortados, desviados, o que no llevaban a donde se supone que deberían llevar. Pero bueno, ningún problema. Llego, hago las fotocopias, y cuando salgo de industriales veo que ha empezado a llover por sorpresa. Y nada de unas gotitas, era una lluvia sanota y entusiasta. El cielo estaba totalmente cubierto y no era realista esperar que dejara de llover en breve, asi que, resignado, empecé a desandar todo el camino, esta vez cuesta arriba. Conseguí entregar los malditos CVs, pero llegué a la biblioteca todo mojado y con todo el día de estudio por delante (o lo que quedaba de él). Cuando salí para comer, lucía el sol. A veces parece que las cosas se confabulan contra uno. A ver si al menos me pillan pa alguna práctica y todo esto no ha sido en vano.

Como aquí no hay gran cosa que hacer aparte de estudiar, aprovecho bastante los días. Incluso si salgo temprano, al final resulta que estudio bastante, porque empiezo antes. En fin. Deseadme suerte, que me va a hacer falta. El examen es un test retorcido y perverso. Y además maligno, añadirían algunos.

jueves, 21 de abril de 2005

Más gilipolleces

Más gilipolleces

Cuando todavía no me había recuperado de la chorrada de antes de la prohibición de los videojuegos a los menores, me encuentro en el Faro de Vigo de hoy algo mucho más terrible y nefasto: Zapatero ha dicho que después del verano piensa poner en marcha una ley de paridad ("ley parida" sería un nombre mucho más adecuado) para que las listas de partidos políticos (o algo así, estoy explicando el tema de memoria) estén compuestos del mismo número de hombres y mujeres. Es imposible concebir nada más restrictivo y absurdo. Quizá cuente con contentar al típico grupo de feministas trasnochadas, pero eso no justifica el daño que se le hace a la sociedad con una medida como esa, que me temo que sea exportable a muchos otros ámbitos aparte de la política. Porque, una vez establecida esta norma, se verá como lógico y natural que en breve también tenga que haber algún miembro de una determinada raza o religión. O incluso de determinado color de ojos o cabello. ¿Por qué no? Es la misma lógica. Lo que Zapatero nos dice con esa parida de propuesta de la paridad, es que los partidos políticos (y después los consejos de administración de las empresas, y después quién sabe qué cosa) ya no van a estar formados por las personas mejor cualificadas (que es como es ahora... en teoría), sino por las personas que encajen con determinadas restricciones basadas en el sexo. Y esto se llama de una manera: DISCRIMINACIÓN. ¿Es tan difícil ver que con esta medida se logrará el efecto contrario al deseado? Siempre que el efecto deseado sea mejorar la sociedad, claro...

Qué deprimente es leer el periódico...

Gilipolleces

Gilipolleces

Si uno quiere encontrar gilipolleces, lo mejor que puede hacer es leer un periódico. Escuchar a los políticos también suele dar buenos resultados, pero lo que hace que los periódicos sean la mejor recopilación de estupideces que se puede encontrar es que en ellos confluyen los dos mayores generadores de tonterías del mundo: Los políticos y los periodistas (los tertulianos también están en esa lista, pero merecerían un comentario aparte). La estupidez de unos y la ignorancia de otros forman un cóctel grotesco que lleva muchos años provocando errores, desinformación y grandes dosis de incultura en general. Y eso ya sin mencionar el partidismo de unos y otros.


La gilipollez de hoy se le ha ocurrido al capullo de Pedro Núñez Morgades (el mamoncete de la foto), que no se sabe cómo ha llegado a ser el Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid. Pues bien, he leído en un periódico (y también podéis ver la noticia aquí ) que el tipo este recomienda prohibir que se venda a los menores videojuegos recomendados para mayores de 18 años. Aunque en principio me tendría que dar igual, porque para empezar la medida no me afectaría ni a mí por ser mayor de edad ni a nadie por la existencia de los programas P2P, no deja de llamar mi atención la soberana tontería que supondría.


En principio puede parecer razonable que los menores no jueguen a juegos diseñados para mayores de edad. Es una recomendación perfectamente legítima. Recomendación que, desde hace muchos años, aparece en todas las cajas de todos los videojuegos que puedas comprar en este país. Asi que, o bien Pedro ignora el significado de la palabra "recomendación", o bien es un gañán. Porque sólo un gañán puede pretender prohibir a un determinado sector de la población el acceso a esta forma de ocio. Los videojuegos son un medio de expresión, al menos en la misma medida en que lo son el cine y la literatura. El cine, por ejemplo, también tiene un sistema de recomendación por edades. Y me parece muy bien y es muy necesario. Pero cualquiera se da cuenta de que es ridículo prohibir a un chaval de 14 años entrar en una sala de cine o alquilar una peli que sea recomenadada para mayores de 18. Incluso el soplapollas del Pedro Núñez ese se daría cuenta de que con los videojuegos pasa lo mismo si se hubiera molestado en echarle un ojo a alguno. Por otra parte, en los libros y novelas nunca he visto ninguna advertencia de edad, y me pregunto por qué. Pensándolo bien, sería una buena manera de incentivar la lectura en los jóvenes que algunos libros estuvieran clasificados como "para mayores de 18".


Pero volviendo al tema, vemos que Pedro Núñez no es el único imbécil relacionado con la noticia. Un tal Alejandro Perales, presidente de nosequé, justifica la propuesta comparando los videojuegos con el tabaco y el alcohol. Sí, amigos: este señor compara una sana afición (como pudiera ser ver una peli de terror) con el hecho de inhalar un veneno adictivo que te provocará problemas de salud y una muerte prematura. Para qué comentar nada más. La ignorancia es muy atrevida, como bien dijo algún sabio. El caso es que se me acaba mi tiempo de reposo, asi que va a ser mejor que deje esto para que no se me transtorne el horario... aún tengo que comer! Ya seguiré defendiendo la Justicia y la Razón otro día.

lunes, 18 de abril de 2005

A la sombra de los libros

Mientras observo cómo mi pequeña montaña de libros y cosas por leer va creciendo, no puedo hacer menos que alegrarme, sorprenderme y entristecerme a un tiempo. Alegrarme, porque es genial estar seguro de que no me van a faltar cosas interesantes para leer. Hoy mismo, por ejemplo, he terminado "Ayako", de Osamu Tezuka. Creo que es la segunda cosa que leo de este tipo, después de "Adolf". Las dos series tienen muchas cosas en común, como ese aire a culebrón y ese estilillo que, adivino, son característicos del autor. Lo cierto es que las dos son maravillosas, y en las dos llega uno a sentirse realmente incómodo por las atrocidades que se describen a veces... lo más horripilante de esas atrocidades es que son terriblemente creíbles y familiares. Tezuka no necesita ningún monstruo para asustarnos, ni ninguna escena "sucia" para darnos asco. Le basta con describir fielmente a un ser humano.
Ayako ha sido genial, pero se ha terminado y ya puedo empezar otra cosa. Tengo varios libros para escoger (por ejemplo El Invencible, La Feria de las Tinieblas, Quemando Cromo, La Isla de Cemento, Juego de Tronos... y hay otros) y aún no lo tengo claro. Pero sí, mi lista de futuros es anormalmente larga, y en estos últimos meses por cada libro que leía venía otro a sustituírlo, cuando no venían dos. Pero no me sorprendo por eso, porque es algo que ya me ha pasado varias veces antes, y estoy acostumbrado a leer varios libros a la vez. Va por rachas. Lo que me sorprende es que últimamente ya casi ni necesito pedir a mis amigos nada para leer (con la afortunada excepción de Ayako!), sino que directamente me dicen "tienes que leer esto!" y me prestan cosas. Por citar un ejemplo reciente, ayer me han pasado "Juego de Tronos", una novela de George R. R. Martin que todo el mundo pone por las nubes y que al parecer suscita en todo aquel que la lee el deseo incontrolable de prestársela a sus amigos. Como hay tanta gente de acuerdo en que es genial no creo que me decepcione; pero en literatura, como en fútbol, la fama no gana partidos, asi que ya veré.
"Juego de Tronos" será, me imagino, el primer libro que empiece después de Ayako, porque con esto de que no es mío (creo que es el único del montón) querría terminarlo pronto para que su dueño pueda seguir propagándolo por ahí. Pero hay algo que me entristece: no voy a poder dedicar apenas tiempo a leer nada durante un par de semanas. El próximo día 28 tengo un examen adelantado y voy a estar estudiando a muerte en la biblioteca hasta entonces. Y por tanto, probablemente tampoco tenga mucho tiempo para actualizar esto... quizá en el descanso antes o después de comer... pero no prometo nada.
Y bueno, deseadme suerte!

viernes, 15 de abril de 2005

Viernes noche

Es viernes por la noche y estoy en casa. No salgo porque mañana tengo que levantarme temprano para ir a inglés. Sí, a alguno le sorprenderá saber esto, pero estoy aprendiendo (o intentando aprender) inglés. En realidad la clase tiene un nivel bastante bajo, lo que en cierto modo me anima porque, por ejemplo, no me había dado cuenta de que sabía tanto vocabulario. Supongo que debo agradecérselo a los videojuegos (yo nunca estudié inglés en el colegio ni nada). Si hubiera jugado más de pequeño ahora sabría mucho más, sin duda... ¿En qué habré estado yo perdiendo el tiempo cuando podría estar frente al ordenador? Haciendo deporte o alguna tontería así... Después de todo, te pasas un año sin hacer deporte y toda tu buena forma tan duramente ganada desaparece por completo. Si hubiera estado viciando al ordenador o escuchando rock tirado en el sofá ahora sabría más inglés, lo que sería de gran ayuda en mi futura vida laboral... Afortunadamente, nunca es tarde si la dicha es buena, asi que estoy dispuesto a recuperar todo este tiempo perdido. ¿Cuela...?
Ahora en serio, aunque no mola nada tener clase el sábado por la mañana, confío en aprender al menos alguna cosilla útil. Además incluso estoy practicando: esta semana, a mi buen amigo Billy Corgan le ha dado por empezar a publicar su vida en fascículos en su blog. Como al fin y al cabo el tipo es americano y parece que nadie le ha enseñado a utilizar los signos de puntuación, tengo el nivel de inglés justito justito para comprender buena parte de lo que dice. Usa frases bastante simples. Para colmo, resulta que hasta es interesante (al menos para un fan asqueroso como yo), asi que todo bien. Tenéis el link a la derecha por si queréis echarle un ojo (aunque todos sabemos que en realidad esto va solo por Víctor; extrañamente es la única persona que conozco a la que le gusta este tío tanto como a mí).
Bueno, creo que va a ser mejor que me vaya a disfrutar esta noche de la única manera en que puedo hacerlo: durmiendo a pierna suelta! Además, hay que guardar fuerzas para mañana... Buen fin de semana!

miércoles, 13 de abril de 2005

Verdades como puños

No sé si os suena de algo el nombre de David Bravo. Por lo que he visto, parece que es un abogado que está bastante metido en el tema de la piratería y la polémica que se viene levantando últimamente con eso. Como he tenido algunas discusiones con algunos de vosotros sobre este tema, os voy a poner unos links a unos artículos que escribió ese señor, y que me permitirán ahorrarme el trabajo de explicar mi punto de vista. Quizá son un poco largos pero son entretenidillos y tienen gracia:

"Compartir es legal"
http://www.rebelion.org/cibercensura/030912rib.htm

"Titiriteros"
http://www.rebelion.org/cultura/030909titiriteros.htm

"Quién teme al lobo feroz"
http://www.rebelion.org/cibercensura/030801lobo.htm


Además, añado en los links de la derecha el de su página, que va poniendo al día con las últimas novedades en el asunto. La carta a Zapatero, por ejemplo, tiene bastante gracia también.

También podéis ver que he añadido una sección más a la barra lateral. En ella iré poniendo las canciones me vayan flipando en un momento determinado. Seguramente os traiga sin cuidado pero la verdad es que es bastante entretenido hacer el tonto con esto y yo me lo paso bien. Quizá vaya añadiendo más cosas estos días. Lástima que no sé mucho de HTML, porque podría hacer movidas más curradas...

martes, 12 de abril de 2005

Hay destinos peores que la muerte

Hay destinos peores que la muerte

Y si no, que se lo digan a Triqui. Esta mañana, yendo a clase de francés en el autobús, escuché por la radio una noticia terrible. Los productores de Barrio Sésamo han decidido que Triqui, el Monstruo de las Galletas, de ahora en adelante comerá frutas y verduras. Parece que han decidido que es "más educativo" o algo así. Ojalá no fuera cierto, pero tal y como está el mundo me temo que puede ser verdad. Y yo me pregunto muchas cosas. En primer lugar, me pregunto ¿Por qué? ¿Qué tiene de malo comer galletas? ¿Acaso es un mal ejemplo? ¿Por qué no se queja el sindicato de galleteros? ¿Ha habido algún problema en la educación de aquellos que crecimos viendo como Triqui desmenuzaba galletas contra su boca? (no me toméis como ejemplo para responder a esto). Por otra parte, ¿qué es lo que va a hacer Triqui ahora? ¿Aplastar fruta contra sus
mandíbulas? ¿No os parece eso bastante asqueroso? Se llenará de zumo y porquerías. Por no mencionar que las tomas serán mucho más caras. Es un despilfarro de fruta. Y, ¿qué pasa con el menosprecio que se hace a la inteligencia de los niños? ¿Cómo van a encajar éstos que Triqui "se quite" de las galletas? ¿Acaso no son una parte fundamental de su ser, de su existencia? ¡Es el puto Monstruo de las Galletas! ¿Cómo lo llamarán, El Monstruo de las Legumbres? ¿Alquien se imagina a Triqui abalanzándose sobre una coliflor?

Es el fin de una era. Quizá me afecta demasiado porque era mi personaje favorito, pero creo que, objetivamente, lo que hacen es una GILIPOLLEZ. Si piensan que los niños van a estar más dispuestos a comer verdura porque vean a Triqui hacerlo están muy equivocados. Quizá pueda ocurrir en un principio, pero cambiarán de idea en cuanto prueben una col hervida. Y ya tenemos un ejemplo de esto: Popeye. Cada vez que me hablaban de Popeye para convencerme de que me comiera las putas espinacas me sentía ofendido. Las espinacas son asquerosas, y me da igual si le gustan a Popeye o si le gustan al Papa. Además, nunca me gustó Popeye. También están perdiendo de vista algo importante: Triqui perderá todo su carisma comiendo vegetales, dejará de ser un líder de opinión. Era la mayor estrella del programa y van a convertirlo en el hazmerreír. Si quieren darle a los niños un ejemplo de
los beneficios de los vegetales, ¿por qué no crear otro personaje al que le guste la fruta? ¿O hacer que sea otro personaje el que se pase a la fruta? ¿Por qué esta manera de pervertir y humillar a los símbolos? Me recuerda a Galileo retractándose.

Todo esto ya resulta de por sí ofensivo, pero lo peor es lo que hay por detrás. Y lo que hay por detrás no es más que esa mierda de "lo políticamente correcto". Yo me cago en lo políticamente correcto. O, para ser más educado, si lo preferís, defeco sobre la corrección política. Cuando los SOPLAPOLLAS y los SUBNORMALES llegan a una posición con cierto poder o responsabilidad, en seguida emprenden las acciones necesarias para salvar a la humanidad del Caos: ¡que Triqui coma sano! ¡Por favor! ¡Tiene que dar ejemplo! ¡Utilicemos también femeninos para que las mujeres no se sientan discriminadas por el lenguaje, amigos y amigas! ¡Seamos todos unos hipócritas moralistas! No veréis a ninguna de estas personas crear una serie de éxito o dirigir una película. No, vendrán después a decir que el prota tiene que llevar casco en la moto, o que solo pueden fumar los
malos. Y que la hija de la familia tenga una amiga negra (o al menos asiática), no nos vayan a llamar racistas (y de paso a ver si captamos más público).

Volviendo al tema, me da la sensación de que en Barrio Sésamo están tratando de copiar a los Teletubis (o como cojones se escriba) a base de hacer estupideces. Porque esto de Triqui sólo se puede describir como una estupidez. Y que no se me ofendan los vegetarianos que puedan leer esto, pero es que comer únicamente vegetales es algo que no tiene mucho sentido. Claro que tienen derecho a serlo (uno siempre tiene derecho a cometer sus propios errores), pero es un poco como la castidad: uno tiene que aceptar períodos de castidad forzosa, como tiene que comer verduras de vez en cuando. Pero hacerlo sistemáticamente es... mmm... no se me ocurre ninguna palabra que no resulte ofensiva. Ser vegetariano es prácticamente como ser cura. Son miembros de la Santa Iglesia de la Alcachofa.

En fin, que el mundo va camino del descerebramiento total. ¡Yo os maldigo! ¡Malditos productores! ¡Malditos políticos! ¡Malditos giliPOllas! ¡Malditos para siempre, malditos!

lunes, 11 de abril de 2005

Probando, probando...

Probando, probando...

Esto todavía está en rodaje. Estoy intentando averiguar la manera de publicar fotos. En realidad no pienso poner muchas, pero por si algún día me da el punto quiero saber hacerlo. He descubierto que es un verdadero coñazo, asi que me alegro de haberlo intentado ahora que realmente no quiero decir nada: si hubiera esperado a necesitarlo, seguramente me hubiera rendido. Mientras escribo esto no estoy del todo seguro de haber encontrado la manera correcta, asi que es posible que sea un desastre. Pero para eso están los ensayos...

Todo esto me lleva a pensar que los diseñadores de programas y páginas web son, en general, bastante cazurros. Todo esto debería ser muy fácil, pero me he pasado un montón de tiempo buscando entre opciones extrañas y nada evidentes hasta que logré encontrar lo que quería. Quizá lo hacen a propósito y se trata de que el inocente usuario tenga que ver todos los menús y pantallas de la maldita página, en plan supermercado. Aunque no sé qué sentido tendría eso tratándose de un servicio gratuito. No, me parece mucho más creíble la opción de la simple incompetencia. O también de la pura vagancia. Aquí enblogger, por ejemplo, no resulta nada difícil montarse el tinglado, pero para hacer modificaciones tienes que editar tú mismo el "Template". No sé cómo se dirá en castellano, pero viene a ser una página escrita en el arcano (para mí) lenguaje de la creación de páginas web... HTML, me parece que es,aunque la verdad es que sólo tengo una muy remota idea al respecto. Pues bien, desde mi ignorancia no puedo evitar tener la sensación de que sería muy fácil hacer una herramienta que se encargara de realizar automáticamente estos cambios. Al fin y al cabo, se trata de ir poniendo etiquetas. Cualquiera puede hacerlo... si conoce la etiqueta adecuada. Pero no, supongoque los señores de blogger consideran que ya hacen bastante por nosotros. Y como no les falta razón, tampoco me voy a quejar demasiado.

Y bueno, a ver qué tal funciona esto. Por cierto, la imagen es un homenaje a ese gran capítulo de los Simpson en el que Homer conoce a los Smashing Pumpkins.

domingo, 10 de abril de 2005

Hoy en día

Hoy en día, cualquier capullo puede tener un blog. Los adalides de la libertad de expresión deben de estar felices por ello. A mí me trae sin cuidado. Pero algo tan narcisista y vacuo como escribir un blog no deja de resultarme fascinante. ¿Qué motivos puede tener nadie para creer que alguien estará interesado en leer lo que le pasa por la cabeza a uno? Es como escribir un diario y olvidártelo a propósito en la clase/oficina/loquesea para que cualquiera pueda leerlo y se de cuenta de lo maravilloso que eres en realidad (en serio, he oído hablar de gente que hacía estas cosas).

Pero tranquilos, este no será mi caso. Aunque sí soy maravilloso en realidad, no tengo ningún interés especial en que nadie lo descubra. No, esto me servirá sólo para distraerme del aburrimiento de las horas muertas. Quizá incluso pueda distraer a algún lector ocasional... y es que yo sé muy bien que en el mundo hay mucha gente deseosa de perder el tiempo. Como yo. Asi que en los próximos días iré haciendo comentarios y criticando cosas. Pásate de vez en cuando o te criticaré a tí!