martes, 17 de octubre de 2006

Fácil y Duro

En inglés son antónimos, pero en castellano pueden ir de la mano. Todo es tan fácil que uno prefiere no verlo, porque es duro vivir pensado en lo que podría haber sido y no fue. Es más fácil ver imposibles que luchar duramente por conseguir algo. Pero eso no es un camino fácil, es sólo un camino cobarde. A menudo es duro elegir el camino fácil, que es casi siempre el mejor. Porque hacer lo correcto suele ser muy fácil, pero terriblemente duro. Porque a veces hay que levantarse y plantar cara, cuando uno preferiría quedarse donde está. A veces hay que ser rígido y responder que no, cuando uno preferiría cerrar los ojos y responder que sí. A veces hay que apretar los dientes y perdonar. Y a veces hay que cargar con las culpas y pedir perdón.

Es fácil. Es duro.

lunes, 9 de octubre de 2006

¿Por qué no?

El tema de la mudanza va lento. Sería más correcto llamarlo semimudanza, porque tampoco es que tenga exactamente la intención de construir mi vida en otro lugar. Todo esto tiene un aire muy provisional para mí. Pero me apetece. Se avecinan cambios.

Y esos cambios alcanzarán también a este blog. Como allí no tengo previsto disponer de conexión a Internet, el ritmo de las cosas cambiará un poco. De momento ya ha cambiado a peor, como podéis ver. Pero me conozco un poco y creo que eso va a mejorar mucho en el futuro. Subiré las novedades cuando pueda, pero no dejaré de producirlas al ritmo que tenía antes de las vacaciones. No es ninguna clase de deseo o propósito, del cual sería muy legítimo desconfiar, es sólo lo que ha venido ocurriendo desde siempre. Y, a lo mejor, quizá me decido a cambiar un poco esto, a hacer alguna cosilla diferente de vez en cuando… pero no quiero adelantar nada aún.

Además, a principios de noviembre me tomaré unos pocos días de merecido descanso, y aunque aún no sé con seguridad lo que voy a hacer, gana puntos la posibilidad de acercarme a Barcelona a visitar algunos amigos y perder el tiempo en lugares diferentes. Asi que, es raro, pero a veces todo es vorágine y tensión y cosas, y al mismo tiempo es también calma y relax y algo que se parece un poquito a lo que dicen de la felicidad. Y, ¿por qué no? Está ahí para ti, si te apetece.