domingo, 6 de agosto de 2006

Apocalipsis


Llueve ceniza. El cielo está cubierto por una gran nube de humo que convierte la luz en algo ominoso y macabro. El sol sangra calor y el aire quema. Intentas respirar y el humo invade tus pulmones. El ambiente es pesado y sucio, el humo lo cubre todo. Así debe de ser el infierno, al menos en su versión más clásica. Pero por desgracia no se trata de ninguna ficción, de ninguna imagen oscura para asustar a los niños: está ocurriendo. El fuego se inició el viernes y desde entonces no ha parado de llover ceniza. No estamos tan cerca, pero los efectos se están notando terriblemente aquí. Es muy desagradable. Creo que han cortado la autopista. Ya han muerto dos personas. El incendio lleva tres días devorándolo todo, y por supuesto todos sabemos que ha sido provocado. Mañana, cuando vaya al trabajo, pasaré por allí cerca. Probablemente pueda ver por mí mismo alguna superficie negra y gris que haya sido arrasada, quizá incluso pueda ver algún pequeño foco todavía activo. Los que lo provocaron quizá estarán cerca, fingiendo indignación. Lo más seguro es que nunca pueda probarse nada.

Esto ocurre todos los años. La única diferencia, para mí, es que esta vez me ha tocado más cerca.

6 comentarios:

Zabu dijo...

A esos hijos de puta pirómanos había que meterlos en un sanatorio... pero a los hijos de puta que buscan recalificación de terrenos o madera barata había que quemarlos en una hoguera. Simplemente.

Darthseid dijo...

Que les quemen los cojoncillos lentamente con brasas humeantes... el año pasado también hubo algún que otro fuego cerca, aunque sin tantas consecuencias visibles y palpables >:(

Anónimo dijo...

¿Pirómanos? ¿Pirómanos patológicos?

Si hay algún psicólogo por ahí, que sea tan amable por favor y me aclare cuántos, a ojo de buen cubero, puede haber en promedio por millón de habitantes. Yo personalmente no creo que pasen de un puñado, 3 o 4.

La hijoputez, ésa sí que es una enfermedad jodida de erradicar.

Rober

Darthseid dijo...

Lo "gracioso" es que en los medios de desinformación insisten en culpar a descuidos, accidentes y a los pobres campesinos ignorantes que queman rastrojos y hojarasca variada ¬¬

Colloada11 dijo...

Piromanos patológicos no abundan, y se contentan con incendios inferiores a la hecatárea (incendian objetos parculares que tienen significado relevante para ellos). Esto es cuestión de incendios pagados, a alguien le interesa que un monte arda y pagan a saboteadores por prenderlos. Yo este fin de semana atravesé 4 incendios. 3 más que el verano pasado.

Guillermo dijo...

No creo que sea casualidad que lo que está ardiendo sea todo cerca de la costa.

Aqui en pontevedra la situacion es la misma que describes. >.<