miércoles, 30 de agosto de 2006

El Mapa no es el Territorio


El lenguaje es magia. Hace poco he tenido una agradable conversación con Roberto y Taboada sobre psicolingüística y otros temas esotéricos. El hecho de que existan culturas que hayan desarrollado un idioma sobre bases no aristotélicas es una idea fascinante en la que no se me había ocurrido pensar. Se trata, supongo, de lenguas más exactas, menos ambiguas, más perfectas, si se me permite la expresión. Solo que esa perfección última tiene que ser inalcanzable, a menos que nos concienciemos para dedicar varios minutos a cada frase, y por ahí sí que ya no pasa nadie. Que le den a la perfección (y yo el primero). Después de todo, esta ambigua imperfección tiene algo de encantador, y no me gustaría renunciar a ella.

Pero me estoy desviando. El lenguaje es magia, decía. Es curioso, pero en esencia es así. Uno tiene la idea del mago en su torre estudiando gruesos volúmenes de arcano poder, o quizá escudriñando en su bola de cristal, y desde luego pronunciando palabras mágicas que hacen que ocurran cosas… bueno… mágicas. Es decir, pronuncias las palabras del conjuro y algo ocurre. Es tan terriblemente parecido. Las palabras, mágicas o no, son símbolos que representan algo (una cosa, una idea, un concepto, lo que sea), y están hasta tal punto ancladas en nosotros que a veces uno casi confunde la palabra con lo que ésta designa. Ahora mismo, podéis ver la palabra “SILLA”, los símbolos que la forman, e inmediatamente vuestro cerebro invoca el concepto mismo de ese objeto que utilizamos para sentarnos, es más, pronunciáis la palabra en vuestra mente, incluso en silencio (aunque de hecho no es necesario). Y eso tan solo con pasar los ojos sobre unos símbolos que, en sí mismos, no deberían significar nada… pero ya ni siquiera tenemos que leer, basta con ver una palabra y el cerebro visualiza automáticamente aquello que simboliza, todos los posibles significados. Si eso no es magia, entonces nada lo es.

Por supuesto, no faltan tipos que a lo largo de la historia han intentado sacar provecho de las imperfecciones del lenguaje y de su naturaleza “mágica”. Cada vez que le dices algo a alguien, estás lanzando un hechizo. Lo que dices no es sólo lo que el otro interpreta en base al contexto y la situación: las palabras ejercen su influjo en el subconsciente. Parece una chorrada, pero lo cierto es que los nombres tienen poder, y cualquiera que se dedique al naming puede asegurarlo. Daño colateral, impuesto de sucesión, reestructuración del personal, orientación a objetivos. Sabemos lo que hay realmente detrás de cada una de esas expresiones, digamos que son conjuros fáciles. Pero, teóricamente, alguien capaz de manejar el lenguaje lo suficientemente bien podría casi controlar los pensamientos de otras personas. Inquietante. Mágico.

7 comentarios:

Beowulf Shaeffer dijo...

Ya que pides referencias no aristotélicas, a los hebreos te remito. La Cábala se basa precisamente en lo que comentas en este post, en el poder que tienen las palabras de alterar el universo, ya sea para obrar milagros (invocando el nombre de Dios) o para animar objetos (insertando la palabra "vida" en un golem).

Darthseid dijo...

"teóricamente, alguien capaz de manejar el lenguaje lo suficientemente bien podría casi controlar los pensamientos de otras personas."

¿Teóricamente? mmm

noctanjonitshen dijo...

un ejemplo sacado de "la magia de la telvisión, textos que desde mi punto de vista les falta pulir, y verdadera profundidad pero aun así curiosos y con este fragmento que viene muy a cuento;
ttp://www.topy.net/spanish/textos/tv/TV12.htm
;
Muchos de estos elementos nos traen reminiscencias de la vieja Magia Ceremonial. Si te interesa hacer una referencia cruzada, puedes ver "Magia en Teoría y Práctica" de Aleister Crowley, Capítulo II. El punto básico de mi argumento es que la jerga publicitaria ES un lenguaje Mágicko que PUEDE ser utilizado para afectar y/o programar a la mente subconsciente. Las propagandas se construyen exactamente igual que como se construyen los Rituales, utilizan técnicas mnemónicas muy similares a la Qabalah. No creo que esto sea una teoría, más bien lo veo como un hecho Si tienes dudas al respecto, ve a la librería y lee algunos libros acerca de técnicas de publicidad y marketing televisivo.

Comienza a ver publicidades, presta atención a su lógica. Pronto te darás cuenta que en su inmensa mayoría no tienen ningún sentido lógico. Un ejemplo típico: "Todos saben que el Oxitono combate las caries. La pasta dental Crust contiene micropartículas de Oxitono. Crust combate las caries". Ahora veamos... ¿Quién ha demostrado que el "Oxitono" combate las caries? Claro, esto resulta intrascendente, la cuestión es que uno es conducido a sentirse un completo estúpido por no saber que "el Oxitono combate las caries". Tampoco nadie dice cuánto, o en que medida, el "Oxitono" combate las caries. Mucho menos se aclara que significa exactamente "combatir las caries". Si pensamos un poco, la verdad es que no sabemos absolutamente nada acerca del asunto después de haber visto la publicidad, pero la primera impresión que tenemos es que la publicidad ha resultado muy informativa (pero si la examinamos detenidamente, la realidad es que no hemos sido informados acerca de nada). Es el truco de un conjurador, una maniobra de rapidez de manos.

Darthseid dijo...

Terry Pratchet lo llama "cabezología" XD

noctanjonitshen dijo...

ALAMUT - una página interesante, un poquito de todo y en castellano. Entre sus contenidos;

"Australia usa música de Barry Manilow para dispersar a los jóvenes"

""Sigilizar Meando" un texto de Naire_Sieg23 para Filentropía.org"

"Damien nació en Bristol el pasado martes 6/6/6 a las 6 y pesó 6 libras con 6 onzas"

"Aceptan en Rumania la brujería como profesión"

o "La justicia niega a un ciudadano el derecho a llamarse Jesucristo"

no y no es "noticias del mundo"...

noctanjonitshen dijo...

bueno voy a poner un extracto de esta que es cojonuda...

La Armada Británica admite oficialmente a satanistas:

En los barcos de la Royal Navy británica a partir de ahora podrá practicarse también el satanismo.
Dado que la Marina no quiere discriminar ninguna religión, el técnico Chris Granmer miembro de la Iglesia de Satán recibió un permiso oficial para profesar su creencia.
"Creemos que es el primer satanista declarado al servicio de las fuerzas armadas", dijo un portavoz del Ministerio de Defensa en Londres al diario "The Guardian".
Un portavoz de la Marina señaló: "Somos un empleador que ofrece a todos las mismas oportunidades, y no queremos obligar a nadie a alejarse de sus ideas religiosas".
Cranmer es un satanista declarado desde hace nueve años. "Quería poder sacar de noche la biblia satánica en la cama para relajarme un poco", explicó.
Ahora tiene además el derecho "a manifestar ideas satánicas, sin temor a toparse con prejuicios".
Por lo tanto, ya no tiene por qué participar en ceremonias cristianas y en vez de eso se le concederá un lugar donde pueda practicar sus ritos satánicos.
Si Cranmer muere a bordo de su barco, el HMS Cumberland, tiene derecho a un sepelio de acuerdo al rito de la Iglesia Satánica.

Alberto Iglesias Lorenzo dijo...

POLLA