jueves, 22 de diciembre de 2005

Drogas en Springfield


De vez en cuando, uno se encuentra con cosas estupendas por internet y entonces dice "mierda, me gustaría haber hecho esto yo mismo!". Este es el caso de lo que me ha ocurrido con el artículo que os pego a continuación, cuyo autor es desconocido. Me lo encontré en un foro, y al parecer es uno de esos mensajes que va rulando por email. Bueno, bien por el autor, sea quien sea, esté donde esté. Además, como regalito extra, os pongo una de las perlas de ese Grande que es Homer Simpson; sólo tenéis que pulsar play. Y hala, a disfrutar.
"LOS SIMPSONS Y LAS DROGAS: EL LADO PSICOACTIVO DE SPRINGFIELD"
Os invito a explorar un aspecto poco comentado de la gente que habita Springfield y de su pasión por las drogas, legales e ilegales. Exploraremos los secretos más ocultos y psicoactivos de esta familia y los de su entorno familiar, social y laboral. No hay serie en televisión con tantas referencias psicoactivas. Y es de rigor que empecemos comentando algunas de las muchas referencias cannábicas que contiene.
MARIHUANA
En Springfield el cannabis está, desde sus orígenes, muy presente. No es de extrañar, dado que el fundador del pueblo, el ilustre Jebbediah Springfield, cuando llegó a los terrenos que luego constituirían la ciudad, se dirigió así a los colonos que le seguían: "En este lugar construiremos una nueva ciudad, donde podremos celebrar nuestros cultos libremente, gobernar justamente, y cultivar vastos campos de cáñamo para fabricar sogas y sábanas". Muchas son las muestras de la tradición cannábica de Springfield. Tenemos constancia, por ejemplo, de que el alcalde Quimby, en un armario de su despacho oficial, tiene una planta de marihuana a la que hemos visto regar a escondidas. Al conductor de autobús, Otto, la chaqueta le huele permanentemente a hierba. El director del colegio, Skinner, reconoció en un episodio: "En Vietnam olí bastante humo de marihuana". La policía de Springfield no se escapa de inhalar cannabis: en un episodio en el que efectúan una redada contra un ciego que consume marihuana medicinal, toda la policía, empezando por el jefe Wiggum, acaban en casa del ciego, con los otros polis, fumando porros, y bailando al son de Bob Marley. Y eso pese a que el museo de la Policía en Springfield incluye en una de sus secciones un ejemplo de fiesta hippy con figuras de cera, donde podemos ver jóvenes con melenas escuchando música, fumando hierba y metiendo bebés en el horno, conforme una vieja leyenda urbana antidrogas. Pero si centramos la atención en nuestra familia preferida, los Simpson, veremos que también allí está presente la afición cannábica. Vimos a Homer y a Marge, de jóvenes, en fiestas donde se usaban bongs. Incluso hay motivos más que fundados para sospechar que cultivan marihuana. En un episodio, Lisa, disgustada porque unos promotores quieren cortar un árbol centenario, se presenta un día en el comedor de casa, donde Homer, Bart y Marge están comiendo, y dice, refiriéndose a su cruzada ecologista: "Ya estoy harta! ¡Voy a hacer algo!", y sale de casa. Homer, asustado, le dice a Marge: "¡Va a denunciarnos porque cultivamos maría!", a lo que Marge, enfadada, le contesta: "¡Homer! ¡Nosotros no cultivamos maría!". Entonces Homer, un poco paranoico, mira a un lado y a otro y dice: "¡Ah, sí, es verdad! ¡No cultivamos maría!", con tono de disimulo. Este cultivo clandestino explicaría los viajes a Holanda que, según otro episodio, hace Homer de tanto en tanto, si bien se da a entender que en realidad su vicio secreto son los tulipanes, cuando es sorprendido por una cámara de seguridad cuando los devora compulsivamente escondido en el lavabo. En varías ocasiones los guionistas se burlan de la pretendida nocividad del cannabis. En una ocasión, el señor Burns rememora que en su juventud se infiltró en Greenpeace para poder denunciarles a la policía. Al desenmascarar sus planes, mientras los verdes son detenidos, les muestra un bong y confiesa: "Ja, ja... Y tenéis que saber que durante todo este tiempo sólo he fumado inofensivo tabaco". En otro momento, en una película de McBain, se muestra una reunión de mafiosos, donde el capo di tutti li capi presenta a sus colegas una nueva droga de diseño, irresistible, que van a lanzar al mercado negro, y dice de ella, para estupefacción del resto de capos, que es "diez veces más adictiva que la marihuana". Y la parodia adopta aires de profecía cuando en un capítulo de la serie vemos que, en el futuro, Lisa se ha convertido en presidenta de Estados Unidos. Bart, que se ha convertido en una especie de posthippy reciclado y bueno para nada, le pide: "Legalízala de una vez...", y Lisa concede.
HOMER Y LOS ESTADOS ALTERADOS DE LA CONCIENCIA
No es sólo la marihuana. Homer siente atracción irresistible hacia los estados alterados de conciencia. Y no me refiero sólo a la combinación narcótica de cerveza Duff, sillón y televisión quemaneuronas, que por si sola daría para otro artículo, sino a experiencias psicodélicas y místicas. "¡Drogas! Conocen mis debilidades", dice Homer cuando unos isleños del pacífico le preparan un té con hierbas. Es en esa misma isla donde se aficiona a lamer sapos alucinógenos, que le dilatan las pupilas y le inducen un estado contemplativo. Esos isleños, acostumbrados a vivir entre drogas, sucumbirán en cambio a las tentaciones del alcohol que Homer introduce en la isla, y que hasta entonces desconocían. Les vuelve violentos, adictos y asoclales. Por otra parte, uno de los más elaborados viajes místicos que aparecen en la serie es el que tiene lugar cuando Homer, en la Fiesta Nacional del Chile, degusta unos explosivos chiles picantes de manicomio guatemalteco. Transportado de inmediato a un paisaje psicodélico, Homer inicia un viaje chamánico. Se le aparece una tortuga, su animal totémico, que lleva escrito en el caparazón: "Sígueme". Homer se impacienta siguiendo un animal tan lento, y acaba acelerando el viaje de la tortuga con un tremendo patadón que la manda por los aires.
HOMER COMO NARCOTRAFICANTE
Al margen de sus experiencias con drogas, legales e ilegales, Homer es a menudo quien, de manera activa, contribuye a difundir las sustancias psicoactivas entre los ciudadanos de Springfield. No podemos olvidar un gran invento de Homer, el "tomaco", el resultado de mezclar semillas de tomate y tabaco en una misma plantación y abonarla con residuos radioactivos. El resultado fueron unos tomates que contienen nicotina y que resultan tremendamente adictivos para quien los prueba una sola vez, tanto que las grandes multinacionales farmacéuticas pugnan por robarle la patente genética. En otro momento mezcla una cosecha de peyote que sus primos cultivaban para su autoconsumo con unos zumos de fruta que se distribuyen por la ciudad. Resultado: todo Springfield tiene experiencias alucinógenas. Homer es también el inventor de un cóctel tremendamente adictivo, el "flameado de Moe", cuyo ingrediente secreto es "jarabe no narcótico para la tos, marca Krusty". Dado que el componente tradicional de los antitusígenos no narcóticos es el dextrometorfano, lo que el celebre cóctel provoca es el conocido coloque por DXM. Aunque, dado que el jarabe es de la marca Krusty, bien conocida por su publicidad engañosa, bien podría tratarse de codeína, un opiáceo presente en jarabes para la tos. En otro episodio, Homer y su padre se convierten en distribuidores de una sustancia afrodisíaca, fabricada clandestinamente en una bañera, y que deja la Viagra en mantillas. La gente les quita de las manos la sustancia hasta que empiezan los problemas con la ley. Pero cuando de manera más directa se enfrenta Homer a la Prohibición es cuando se convierte en traficante de bebidas alcohólicas, en el momento en que, rescatando una vieja ley del pasado, Springfield adopta la "ley seca". Homer entonces se convierte en un adalid de la libertad de emborracharse y se dedica a distribuir alcohol de contrabando, arriesgándose a sufrir la pena que la ley impone en estos casos: ser expulsado del pueblo mediante una gran catapulta, una ley no demasiado más absurda que nuestras actuales legislaciones antidroga.
MARGE Y SUS COLOQUES
Marge no se queda atrás en cuanto a conductas adictivas. La hemos visto beoda en varias ocasiones, así como víctima de la ludopatía cuando se legaliza el juego en Springfield. Cuando los servicios sociales se les llevan a los críos, tras pasar un test de drogas da positivo de crack y PCP. Ella afirma que se trata de un error y afirma ser adicta sólo al amor a su hijo e hijas ("Love for my Son and Daughters"), y dice: "Sí, sólo necesito un poco de LSD". Corresponde claramente a un viaje por ácido la experiencia de Marge en la cocina al beber un vaso de agua contaminada durante una pugna entre vecinos en Springfield. La cocina empieza a derretirse ante sus ojos y los electrodomésticos parecen cobrar vida. Marge, reconociendo la experiencia, exclama, entusiasmada: "¡Oh, las paredes se están fundiendo otra vez!"
LOS PEQUEÑOS DE LA CASA: BART, LISA Y MAGGIE
De la pequeña Maggie sólo conocemos una adicción, su chupete. Eso sí, el episodio donde más activa se la ha visto ha sido precisamente cuando lideró una rebelión de alumnos en la hiperestricta guardería donde requisaban los chupetes a los críos, para que no dependieran de ellos. Lisa, durante un viaje al parque de atracciones de la cerveza Duff echa un trago del agua por la que están navegando en una atracción, lo que le hace perder del todo la conciencia, entra en un estado de delirio etílico durante el que ve danzar elefantes rosas, en una parodia de la escena de Dumbo en que el elefante y el ratón se emborrachan, y se cree la reina de los lagartos. Por otra parte, sabemos que durante una experiencia en un tanque de aislamiento sensorial experimentó intensas alucinaciones. Bart, por supuesto, no se queda corto, y en alguna ocasión ha bebido más de la cuenta. Es por culpa de que las cámaras de televisión le filman borracho que la sociedad de Springfield se ve en la obligación de restaurar la "ley seca". En otra ocasión, Bart y Milhouse se atreven a probar el "Fresisuis especial", sólo azúcar, del badulaque de Apu, y sufren una sobredosis de glucosa que los vuelve hiperactivos.
¿ESO ES TODO?
En absoluto, la lista de referencias es interminable. Krusty se declara por dos veces adicto al Percodan. El señor Burns está encantado con sus pastillas contra el dolor que tienen por nombre Te Daré Amor, y en otro episodio se declara adicto a la morfina. El abuelo Simpson vende las pastillas que debe tomarse a adictos necesitados. Durante todo un episodio Bart aparece bajo los efectos del Focusyn, una parodia del Ritalin, un fármaco profusamente recetado por los médicos para tratar a niños hiperactivos, pues favorece su capacidad de concentración. Barney, el borrachín del pueblo, se bebe en un episodio el contenido de dardos tranquilizadores para animales. Los doctores inhalan sus propios anestésicos. El dentista comparte el ácido nitroso con toda la familia Simpson y acaban todos el episodio con la risa tonta. Y podríamos seguir y seguir si no fuera porque el espacio de este artículo es limitado.
CONCLUSIÓN
Los Simpson, es sabido, son una imagen deformada de la sociedad norteamericana y, por ende, de la nuestra. Al igual que se satirizan en sus episodios prejuicios como la homofobia, el fanatismo o la pasión por las armas de fuego, se parodian también las percepciones, los miedos y los deseos ocultos que las drogas provocan en la sociedad. Lo que hace tan real a Springfield es que las drogas y lo psicoactivo existen y, por tanto, se muestran. Por contraste con el mundo triunfante de lo políticamente correcto, donde las drogas no existen y donde nadie necesita colocarse, Los Simpson equivalen a un soplo de aire fresco. Tal y como comenté al principio, desafío a los lectores a encontrar un producto televisivo destinado al consumo familiar y ampliamente seguido por niños, jóvenes y adultos, que contenga tal cantidad de referencias al mundo de las drogas y que plantee cuestiones referidas a la Prohibición con la causticidad con que lo hace ésta. Colegas, os espero en el bar de Moe.
Genial, ¿verdad? Y eso que en las temporadas siguientes las hubo más gordas, como cuando se legaliza la maría y Homer se convierte en un fumeta del copón...


Powered by Castpost

miércoles, 21 de diciembre de 2005

Copyright?

Estaba intentando probar esta manera de subir archivos al blog. La idea cae de cajón y responde a una "necesidad" de los que perdemos el tiempo así, con blogs y chorradas de estas. Lo absurdo viene cuando leo que está prohibido poner material con copyright. Si es precisamente para lo que lo quiero, mamones. No tiene ningún sentido, porque desde luego no tienen manera de saber si mi copia del material en cuestión es original o no... es como si me dicen que está prohibido poner un cd de música con copyright por la calle o algo así. Ante la duda, por si acaso, se cubren las espaldas y lo prohíben todo. Bueno, pues si algún día me borran la cuenta por subir material "protegido", no lo lamentaré: si no puedo hacer lo único que quiero hacer con su servicio, no me interesa su servicio. Me queda la tranquilidad de saber que tengo razón. Como siempre, vaya.

Powered by Castpost

miércoles, 14 de diciembre de 2005

Cerca y Lejos


Hablaba el otro día de mis dudas sobre si incluir o no un libro en la lista de candidatos de Lo Mejor de 2005. Puede parecer una chorrada, pero me lo tomo con seriedad. Uno tiene que seguir unas reglas para que todo tenga sentido. Evidentemente, he leído un montó de cosas este año que no menciono en la lista. Y algunas me gustaron, pero para estar entre las preseleccionadas hay que tener algo más. Aunque son muy diferentes entre sí, creo que todos mis candidatos alcanzan un elevado grado de calidad, la entendamos como la entendamos. Incluso hay cómics, cosa que no tenía yo pensada en un principio. Pero después de leer Hicksville, sería un fraude no incluirlo. Y con Happiness ™ ya os conté lo que pasaba.

Ahora tengo otro problema. Estos días estuve leyendo/viendo un libro cojonudo, maravilloso, genial. Pero creo que no encaja con la lista, con el propósito de la lista, ni siquiera con el espíritu de la lista. Se trata de Potencias de Diez, de Philip y Phylis Morrison. Y es que es un libro de divulgación científica de los años ochenta sobre el tamaño relativo de los objetos en el universo. Resulta muy interesante y atractivo, sobre todo porque es muy visual. La base del libro son unas fotos, todas de la misma cosa (un fulano durmiendo en un parque), pero a diferentes distancias. Entre foto y foto (bueno, supongo que en algún caso no pueden ser fotos de verdad), la cámara se acerca (o se aleja, si vas hacia atrás) una potencia de diez en metros, y de ahí el título. El libro empieza en 10 elevado a 26 metros (no sé cómo cojones escribir eso como es debido, en adelante será 10e26, etc). A esa distancia, evidentemente, no se ve el fulano del parque, ni siquiera se ve el sol. Apenas se ve la Vía Láctea. En las páginas siguientes, vamos acercándonos, atravesando distancias siderales, mientras en la otra página se comentan movidillas curiosas. Y a partir de 10e1, el viaje sigue hacia adentro, hasta 10e-16, que es lo máximo que se podía ver en aquel momento (y supongo que también hoy en día). Asi que en realidad las fotos no son todas de un fulano en un parque, si no de un átomo de hidrógeno en la mano de un fulano en un parque. La verdad es que el libro mola un huevo, pero no está en la misma liga que el resto de la lista; ni siquiera es el mismo puto deporte, como diría el personaje de Samuel L Jackson en Pulp Fiction. Pero no quería dejar de comentarlo, porque es un ejemplo de cosa buena. Ya veis, aquí también se habla de cultura.

martes, 13 de diciembre de 2005

Belleza y Verdad

No recuerdo quién, pero una vez alguien me ha contado que en la antigüedad (lo cual puede significar tanto el siglo XV como el X antes de Cristo) la belleza física se usaba como método de juicio. Ejemplo: dos personas discutían por algún tema. Era necesario un juicio. Las cosas no terminaban de quedar claras. Entonces, ante la duda, el juez se pregunta de qué lado estarían los dioses (o Dios, según la época). El juez, con un razonamiento irreprochable en su contexto, decide que la mejor manera de medir la gracia de Dios en una persona es observar su rostro, pues de todos es sabido que la belleza es regalo de los dioses y no tiene más objeto que complacer al espíritu. Así que el veredicto es favorable a la persona más guapa. No sé si esta historia es cierta, pero es curiosa, y en cierto modo creíble. Si os escandaliza, pensad que no es muy diferente a ser rico e influyente en la época actual. Si os escandaliza mucho, probablemente es que sois muy feos.

Esta historia me vino a la cabeza después de echarle un ojo a este link en un foro. Se trata de un lugar en el que puedes ver diversas fotos de modelos antes y después de que pasaran por una serie de retoques para hacerlas más “artísticas”. La verdad es que ayuda a comprender muchas cosas sobre la vida. Y no digo que no esté bien quitar alguna sombra o resaltar algún brillo. Pero cosas como esto son impactantes de cojones. Y no digo nada de esto otro. Por último, esto en cambio ya resulta cómico, y muy revelador de lo que nos gusta en una foto.

¿Qué sacamos en claro? Pues que los artistas del photoshop habrían sido abogados en la antigüedad.

(con todo, está claro que prefiero las fotos retocadas. Y es que soy un romántico)

lunes, 12 de diciembre de 2005

Felicidad (o no)

Happiness ™ es el título del último libro que he leído, aprovechando estos días libres del puente (el autor, por cierto, es Will Ferguson, totalmente desconocido para mí hasta la semana pasada). Me pregunto si debería incluirlo en la lista de candidatos a Lo Mejor del Año. También me pregunto si no sería mejor cerrar esa lista ya de una vez, porque hace tiempo llegué a un acuerdo conmigo mismo en que el premio se lo llevaría, con todo merecimiento, La Canción de Hielo y Fuego, de GRRM (suena a onomatopeya, ahora que lo veo). Apenas quedan dos semanas de 2005 y veo poco menos que imposible que llegue a leer en estos días algo que me haga cambiar de opinión. Pero dejémonos de rumores de café y quinielas no oficiales, que esto ya parece el Planeta (me insulto a mí mismo con esto, es probable que ningún premio planeta se aproxime siquiera a ninguno de los miembros de mi lista de candidatos… pero seamos condescendientes).

De todos modos, ya habrá tiempo de hablar de La Canción cuando el jurado le otorgue el premio (si es que se lo dan, claro xD). Yo quería hablar de Happiness ™. Es un libro que me ha llamado la atención porque se trata de literatura humorística… ¡que me hace gracia! Es un libro desenfadado e insolente, que te deja con la sensación de haber estado burlándote de cosas serias. Facilón en algún momento, no carece de cierta clase. No es que te enganche terriblemente, pero se deja acariciar a cada página y arranca muchas sonrisas; unas previsibles, y otras desde luego no. Construye arquetipos y luego los pisotea; el mismísimo protagonista es un maldito tarugo arrogante y ridículo que resulta terriblemente familiar, quizá porque todos conocemos a alguien como él… o, Dios no lo quiera, reconocemos en él algún tic nuestro. El protagonista es editor de libros de autoayuda, y claro, los odia todos. Y aunque se pasa todo el libro rajando de esa mierda y de todo el maldito montón de morralla de los aspirantes a escritores (trilogías "en tres partes", noveluchas de acción de las que vosotros y yo hemos sufrido en algún momento y chorradas de c-f con final calcado), al final queda como un regustillo a justamente eso, a libro de autoayuda. En plan “para ser feliz no hace falta ser feliz”, o algo así. Y de todos modos, ¿quién cojones quiere ser feliz?

O igual se me ha ido la olla con la lectura final. Pero recomiendo el libro, es divertido, entretiene, y hay un detalle particular al final que me gusta mucho, y que no voy a revelar aquí, no sea que alguien quiera leerlo. Vamos, que está guay.

Y aún así no estoy seguro de si incluirlo como candidato o no. Me pregunto por qué. Quizá pienso, inconscientemente, que el rollo humorístico es menos digno de mención (iba a decir “menos serio” hasta que me di cuenta de la tontería). ¿Es posible que lo que a muchos capullos les pasa con la ciencia-ficción o el folletín me pase a mí con la comedia escrita? Dios no lo quiera. Es comedia. Me ha hecho gracia. Luego, tiene que ser buena. Pues ya está.

lunes, 5 de diciembre de 2005

Fan-tasmas

En uno de esos momentos muertos que uno tiene de vez en cuando, me puse, como es habitual, a echarle un ojo a la página de Viruete, estupenda ella, www.viruete.com , que podéis ver abajo a la derecha entre otras recomendaciones. Como en el fondo yo ya sabía, no había ninguna actualización desde le última vez que había ido a mirar (unos pocos días solamente). El último artículo era sobre canciones quemadas, y francamente, no tenía mucha gracia (por si a alguien le interesa, http://www.viruete.com/articulos/2005/cancionescansinas.htm ). Igual porque estaba casi totalmente escrito por otra chica, pero era algo soso para lo que Viru (me permito llamarlo así después de tantos buenos momentos leyéndolo) nos tiene acostumbrados. Tampoco quiero rajar de la chica esa, que tiene su propio blog por ahí y no está mal del todo (aunque yo no lo tengo linkado).

El caso es que a falta de pan, buenas son tortas. Fui al blog de la página de Viruete y curioseando por ahí me impactó el desmesurado número de comentarios al artículo ese de las canciones quemadas. 238, creo que era, y seguramente seguirá creciendo mientras yo escribo esto. Me dio por pinchar y leer unos cuantos. Y, naturalmente, había varios de los típicos fans ofendidos.

El fan ofendido es una criatura peligrosa. Hay que tener cuidado con ella, porque no siempre es civilizada. A veces, ni siquiera es humana. Hay diversos tipos de ellos, pero suelen presentar varios rasgos comunes. Mis favoritos, es decir, los que más me asquean, son los siguientes:

El fan conoce La Verdad. Guiados por el axioma de Mi Opinión es la Única que Cuenta (que en mi caso es absolutamente cierto, naturalmente), asumen que todo aquel que discrepa es un ignorante, un inculto o un gilipollas. Con un forzado desdén que apenas oculta su indignación, rápidamente aluden a la escasa cultura del que en su mente ya designan como su rival, “cultura musical”, “cultura cinéfila” o “cultura literaria”, según el caso.

El fan percibe tu Ignorancia. En íntima relación con el punto anterior está el hecho de que el fan ofendido siempre acaba condenando tus opiniones con argumentos que, esencialmente, se resumen en que él tiene razón y tú no (una vez más, estos argumentos son válidos solamente si los uso yo). Enseguida te informan de que ellos conocen mucha más música/literatura/cine que tú, de la que además nunca has oído hablar. Y si cometes el error de decir algún grupo/escritor/director que te gusta, enseguida se burlan porque sólo hace mierda comercial, es pretencioso o está sobrevalorado.

El fan sabe que eres un gusano. Posiblemente mi rasgo favorito, y que ni siquiera en mis más bajos momentos he llegado a compartir. Esencialmente se basa en que no puedes criticar a X persona, porque él (o ella, seamos políticamente correctos *sigh*) Es Mucho Mejor que tú o Jamás Lograrías Aproximarte a Su Divinidad. Esto es como decir que uno no puede criticar al cocinero por servirte mierda estofada si no sabes cocinar. Queridos mamones: la capacidad de crítica es independiente de la habilidad relacionada con realizar la acción criticada, siempre que uno tenga un criterio mínimo (como es el caso de la comida, por ejemplo). Parece que nadie se lo haya explicado. Lo peor de todo es cuando algún capullo sale con la preguntita de “¿es que tú lo harías mejor?”. Lo más jodido es que a veces tengo que responder que sí, por supuesto que lo haría mejor. Pero eso no tiene nada que ver, claro.

De todos modos, hay que ser cauto al juzgarlos, porque a veces hasta tienen razón (vamos, que a veces están de acuerdo conmigo).

domingo, 4 de diciembre de 2005

Y de Fantásticos nada

No hace mucho estaba yo comentado que para mí, la aparición de cuatro, el nuevo canal, supondría sólo un sitio más para ver anuncios en horario completo. “Una mezcla entre Antena 3 y Tele 5”, es un comentario que he escuchado varias veces hablando del tema con la gente. La expectación y la incertidumbre marcaban las primeras semanas de vida del medio, pero también la fe. Fe que, imagino (puesto que yo ya no tuve demasiada en un principio), empieza a verse traicionada. Quien más quien menos tenía la ilusión de que cuatro apostaría por una programación atrevida, moderna y de calidad. Atrevida desde luego sí que es, lo de moderna es discutible, pero… ¿de calidad?

Una de las cosas que me sorprende cada vez que paso por cuatro es el aire de cutrez que tienen todos sus programas. No sabría definir en qué consiste, pero me da una sensación como de hecho en broma por aficionados que me resulta grotesca. Aunque supongo que esto es bastante subjetivo. Lo que es menos subjetivo es que a Gabilondo no le se le está dando nada bien el rollo televisivo. Yo le he visto algo perdido y le cuesta leer las noticias. Además, nos hemos acostumbrado tanto al formato de dos presentadores haciendo el tonto que verlo a él solo es chocante. Y el plató es bastante feo, parece el de una tele local. Cutre.

Pero Gabilondo era un crack en lo suyo y probablemente cuando le coja el tranquillo a la tele le irá mejor. Y total, reconozcámoslo: a la mayoría nos la sopla que Gabilondo presente el telediario ese, qué mas dará que el tío sea famoso para que el contenido sea bueno o no. Si la fama garantizara el buen hacer, el Madrid jugaría bien todos los días y a Luxemburgo no lo echarían hoy. Pero esa otra historia, y debe ser contada en otra ocasión, como decía Ende.

Una de las cosas a las que se agarran los creyentes de cuatro son las series. Se suponía que con cuatro volverían grandes clásicos, series míticas, llegarían series modernas de calidad e incluso anime. La última serie de anime que recuerdo que fuera emitida a nivel nacional fue Los Caballeros del Zodíaco, en Tele 5, o quizá Campeones (no sé cuál repusieron más), y de eso hace 10 años mínimo (sé lo que vais a decir, pero para mí ese horario infame de las mañanas no existe). Esto del anime seguro que se la pone dura a muchos frikis del país, pero a estas alturas deben de estar bastante decepcionados. Tengo entendido que la serie que ponen (y es “la” serie, sí), aunque “está muy bien” (que a saber), la ponen a las mil de la mañana entre semana. Desempolvad los vídeos, chicos. Yo, aunque quisiera, no podría hacerlo, porque soy víctima de ese paso atrás de la tecnología llamado DVD. No puedo grabar programas. Irónico, ¿verdad?

Parece ser que lo más interesante de la programación de cuatro es de madrugada o por la noche, horarios en los que es muy difícil que yo vea nada porque suelo acostarme temprano, y cuando no, no es por estar viendo la tele. Da qué pensar sobre el tipo de razonamiento de los fulanos que diseñan la parrilla. Claro que tampoco puedo rajar mucho de esto porque cabe la posibilidad (y va a ser que sí) de que yo sea un tío raro por no ver la tele por las noches.

Pero no era el objetivo del mensaje hablar de esto. Yo quería comentar algo que me pasa mucho al poner en cuatro y es no saber qué cojones es la mierda que están dando. No saber siquiera qué tipo de mierda es. ¿Soy el único al que le pasa esto? Me pongo a hacer zapping, paso por cuatro a ver qué hay, y me encuentro con un programa raro en plan reality que parece grabado con cámara de vídeo y que, aparentemente, no tiene ningún sentido, interés, ni razón de ser. Es como grabar un documental sobre la vida de cualquier persona, es decir, un coñazo. Nunca puedo aguantar mucho tiempo viendo esa mierda, porque cada vez que lo intento sufro horrores y siento náuseas. Y cuando no es eso, es porque dan alguna serie de supuesta “calidad”, como Crossing Jordan, que es vulgar como un boli azul bic cristal. O un concurso absurdo como Todos Contra el Chef. ¿A quién se le ha ocurrido eso? ¿Y lo de los gemelos qué? ¿Se ha vuelto loco todo el mundo? Pero el plato fuerte de la estulticia es, por supuesto, Suárez y Mariscal, que para darle caché tiene hasta subtítulo: Caso Cerrado, como lo que decían en la serie de dibujos aquella de polis del futuro. Y ahí se queda todo, porque la serie esta, por no tener, no tiene ni actores. Siempre había pensado que los actores de las series españolas eran todos asquerosos, pero de ahora en adelante trataré de respetarlos más. “Cualquiera puede hacerlo mejor”, pensaba yo. Pues no, no puede cualquiera. S y M demuestra definitivamente que no, porque lo que hacen es, literalmente, darle un papel a cualquiera. Las peores interpretaciones de la televisión, cada día en Suárez Mariscal, una serie que probablemente impulsa al suicidio a muchos verdaderos actores cada día. Como yo sólo llego a ser actor aficionado, tan sólo me da asco, menos mal. Eso sí, barata tiene que ser, porque la mitad del reparto debe de trabajar a cambio de un bocata de chorizo y una coca cola. Es más de lo que merecen.

Y otra cosa que no dejo de preguntarme es por qué no han mantenido los buenos programas de Canal + en abierto. Estoy pensando en los informativos deportivos, que eran muy buenos, y en El Día Después, que si bien no era tampoco una maravilla es desde luego mucho mejor que esa mierda de Maracaná 05. ¿Qué cojones pinta Latre en un programa sobre fútbol? (¿qué cojones pinta Latre en un programa de algo?). Maracaná 05 es, de principio a fin, una mala idea, y Michael Robinson no ha tardado en darse cuenta y ha huído de ese agujero.

Vamos, que no creo que cuatro llegue a ser un mezcla entre A3 y T5, creo que es una mierda por derecho propio, fabricada a partir de los restos desechados de C+. Y parecen estar orgullosos de ello, porque se traen un rollo guay ultra pijo que, mezclado con la cutrez y vulgaridad de sus contenidos, sólo puede generar repugnancia y desprecio en el corazón de las buenas gentes. Y si no, repasad la lista de presentadores de sus programas. Creo que no miento si digo que Boris Izaguirre es, con mucho, el mejor de todos ellos. Con eso lo digo todo.

martes, 22 de noviembre de 2005

Robinho y Real Madrid


Estaba yo pensando en Robinho, el chaval ese que nos venden como un crack. Yo ya desconfiaba de que alguien venido directamente de la liga brasileña pudiera destacar aquí. De siempre, los jugadores brasileños necesitaron una temporada o dos para aclimatarse a Europa. Sin ir más lejos, Ronaldinho, Ronaldo, Romario y otros tíos importantes jugaron una temporada o dos en ligas "pequeñas" como la de Holanda o Francia. Roberto Carlos estuvo en Italia y podría decirse que fracasó en su primer año en el Inter; de hecho me parece que cuando lo vendieron decían algo así como que "no tenía futuro" (y es que la política de traspasos del Inter da para hablar y reír a gusto, pero ese es otro tema). Hay excepciones, claro, como Kaká o algún otro que se me escapa. También hay que decir que si el Madrid jugara bien y estuviera al nivel que se le supone, Robinho seguramente brillaría más. Reconozcámoslo, en un equipo en el que Zidane es un fantasma, Ronaldo hace apenas un par de carreras con desgana, Roberto Carlos está como quien pasa por ahí y Raúl se deja los huevos para nada, no se puede exigir que Robinho sea un crack. En este instante, nadie lo es en el Madrid.

Cuando yo vivía en Francia, Ronaldinho jugaba en el PSG. Fue el año antes de que lo fichara el Barça, me parece. Ese año el PSG hizo una temporada bastante mediocre. Y os juro que Ronaldinho no era el jugador que es ahora. Se le veía con cualidades, sí, pero había algo en el mal juego del equipo que le contagiaba. Vamos, que no hizo nada. Hasta llegó a chupar banquillo.

Es pronto para saber lo que va a pasar con Robinho. En el partido de Cádiz parecía el Dios del Regate. Pero desde entonces anda como perdido. De vez en cuando hace alguna de las suyas, pero en general se le ve bastante apagado. No sé qué le pasa, pero si se sacude esa mierda de encima, debería parecerse más al tío que jugó en Cádiz que al que más hemos visto este año. Me gustó la manera en que centró el otro día, puteando a dos defensas del Barça. No valió para nada y fue lo único que hizo, pero me hace preguntarme por qué no encara más, por qué no conduce más balón, si se supone que está capacitado para ello (yo lo veo más de mediapunta que de delantero). Supongo que la respuesta es que no es (solo) problema suyo. Es como un virus que se le ha contagiado a todo el equipo. Y es que yo hoy no me imagino a ningún jugador del Real Madrid agarrando el balón en el mediocampo y corriendo directo a la portería rival dejando rivales atrás en plan Ronaldinho. Ni siquiera corriendo directo a portería en un contraataque estando solo, como hizo Messi en la jugada del primer gol. No sé si les faltan cojones o qué, y quizá algunos sean irrecuperables (pobre Zidane, qué grande fue y lo que es ahora), pero creo que gente como Robinho se puede curar. Yo sinceramente espero que lo haga, porque aunque tiene morbo ver cómo le dan una soberana paliza al autoproclamado mejor equipo de la historia, como amante del fútbol querría ver un duelo entre el Madrid exquisito y mortal de no hace tanto tiempo y este Barcelona rápido y afilado como una cuchilla.

Aunque en el fondo me la suda, mientras el Celta siga ahí arriba, juas juas

martes, 15 de noviembre de 2005

A tontas y a locas

¡Nuevos casos de incompetencia! Por fin la profesora de Operaciones me ha pasado los documentos que necesitaba para el trabajo. La verdad es que está siendo eficiente. Será una intransigente odiosa, pero hace las cosas bien, a su manera. Su manera es una puta mierda, una burla, una injusticia social, pero lo hace muy bien. La incompetente no es ella. No, la incompetente es la encargada de fotocopiar los documentos. La profe quería que se los devolviera rápido, asi que me sugirió que los dejara en fotocopiadora allí mismo. Lo hice. Fui a recogerlos a la hora convenida, pagué y me fui. Llegué a casa, y al echarles un ojo desinteresadamente comprobé que no eran las copias que yo quería. De hecho, al mirarlo bien ví que esas copias ni siquiera estaban a mi nombre. La fulana debió de tener un lapsus enorme. Mañana tendré que volver por allí a que me den mis putas copias. Menos mal que es muy cerca, si llego a tener que ir al cuvi por algo así mato a alguien. Solo espero que Pablo no necesite sus apuntes de logística con demasiada urgencia.

Supongo que esto puede haber sido sólo un error aislado. Una persona razonable así lo consideraría. Así que dejad que cuelgue por unos instantes mis hábitos de persona razonable y me ponga los de perturbado esquizoide que tiene razón (que por cierto, me sientan bastante bien, aunque es difícil encontrar ropa de mi talla). Una manga, la otra… ya.

El mundo está lleno de gilipollas y de inútiles, mayormente. A menudo los gilipollas son también inútiles. Si lo pensáis con cuidado, veréis que todos vosotros conocéis un montón de casos de estupidez, incompetencia y pura mezquindad. No es sólo el caso de la pobre chica que se equivoca al darte las copias, es también ese mamón que te cobra por adelantado por algo que resulta que no es lo que quieres, aunque le has dado la referencia correcta, y que semanas después decide que pasa de conseguírtelo y que te vayas al Alcampo (y si no que te den); del médico subnormal que te dice que no, que eso no es nada, y te receta un antiinflamatorio de mierda cuando empiezas a enloquecer de dolor (se nota que no es tu boca, hijo de puta); o ese otro cerdo piojoso que ni siquiera se molesta en mirarte ese extraño eccema en la piel cuando, como descubrirás más tarde en el especialista, resulta que es una enfermedad terrible que necesita de tratamiento inmediato. El mundo está lleno de idiotas y sería bueno matarlos a todos. Sobra gente. La mayoría de los problemas del mundo se pueden resumir en uno solo: sobra gente. ¡Anímate y cuenta aquí los casos de incompetencia y/o retraso mental de los que has sido testigo o víctima! ¡Desahógate con nosotros! ¡Es gratis!



PD.
Pensaba publicar esto tal cual, pero un nuevo caso de flagrante incompetencia me lo impide. Estos días la conexión no hace más que caerse. No sé qué hacen los soplapollas de R con ella, y me importa una mierda porque no es mi puto problema. Yo pago un dinero para tener una conexión de 24 horas. ¡VEINTICUATRO HORAS, CAPULLOS! ¿Acaso vais a descontarme de la factura todos los minutos en los que no estáis prestándome el servicio al que os obliga el contrato, jodidos bastardos? Cómo os odio a todos, cabrones. Ah, si yo tuviera poder sobre la Vida y la Muerte...

jueves, 10 de noviembre de 2005

Oh yeah

Tiempo, tiempo, tiempo… el tiempo pasa rápido y me casi me siento obligado a actualizar esto aunque no me apetezca decir nada. No tengo tiempo. Pero tengo cosas que decir. Quería hablar un poco de cuatro, el nuevo canal de la tele. Ahora mismo para mí sólo significa un sitio más en el que ver anuncios. Sé que sale Boris, el Dios del cotilleo, y poco más. Algún día jugaré con un clérigo de Boris, si es que QFF vuelve alguna vez… bueno, QFF u otra partida en los 5 reinos… o en el Imperio… bueno, da igual, me estoy desviando. También he oído rumores de que van a reponer series chulas, pero mis ojos no han visto nada de eso. Bueno, sí he visto un capítulo de Friends de hace mil años. Qué jóvenes eran todos. En fin, que me temo que la gran aportación de 4 será poder zapear más horas al día. Bien por ellos.

También me apetecía rajar un poco del nacimiento de la hija del príncipe. Pero el fulano de Alguien tenía que decirlo resumió bien mi opinión, asi que voy a pasar de ponerme ahora. Falta tiempo, tiempo… Y eso que estoy por quitar la página esa de las recomendaciones, porque la verdad es que no aporta gran cosa, pero le daré algo más de tiempo... aunque no me sobre. Tiempo…

Está sonando Under Your Spell, una canción de los Pumpkins de 1988, cuando prácticamente ni siquiera existían (recordad, primer disco en 1991!). Es un tema cojonudo y supercomercial, la verdad. Qué grandes son (eran) estos tíos. Sigo esperando que Billy concrete algo más de su retorno. Lleva 3 meses sin dar señales de vida. Es mucho tiempo para él. Tiempo…

Hace un montón que no leo nada digno de añadir a la lista de candidatos de Lo Mejor del año. La verdad es que hace bastante que no empiezo ningún libro. Como un mes o así. Es decir, un montón de eternidades para lo que es mi ritmo normal. Y eso que tengo una buena pila de libros en espera, pero no sé… no me llama ninguno. Quizá la recopilación de William Gibson, Quemando Cromo… pero no me gusta Gibson, Neuromante me decepcionó mucho. Claro que no he leído nada más de él. O puede que Ballard. Había empezado El Invencible, de Lem, que me lo ponen por las nubes, pero por algún motivo me olvidé de él. Solaris también me dejó un poco frío al final. Bah, habrá que darle tiempo… tiempo, tiempo…

El otro día ví El Club de la Lucha. No la había visto. Me gustó. La famosa sorpresa de la peli no me sorprendió tanto. La verdad es que resulta evidente a media peli. Me callo que igual alguien no la ha visto. Y eso que ha pasado mucho tiempo.

Bueno, ya hay actualización por esta semana. El tiempo, amigos, el tiempo no espera a nadie. O eso dicen. Pero a veces se estira. Y hay que tener cuidado, porque luego te puede dar en la cara…

viernes, 4 de noviembre de 2005

Tensión

Se acabaron las vacaciones. Tras pasar el puente en Madrid, vuelvo a estar en casita. Me lo he pasado muy bien, a pesar de un incómodo resfriado que me impidió disfrutar del sábado noche todo lo que hubiera querido. Desde luego, ir a enfermar en vacaciones... me pasa todo lo peor.
Estos días estuve de lo más ocupado. El día en que llegué tuve que ir a las prácticas por la tarde, y fue una tortura. Menos mal que por las tardes sólo son tres horas. No dormir no es cosa buena. Al día siguiente, a las prácticas por la mañana. Por la tarde tenía unos recados que hacer. Uno de ellos, comprar un cable de tensión para conectar a la nueva tarjeta gráfica. Resulta que los que trae la alimentación de mi ordenador ya estaban todos pillados. Supongo que sabréis a qué me refiero, son unos cables de colores (amarillo, rojo, negro, nosecuál más) que se enchufan a los componentes internos del ordenador. Explico esto porque cuando fui a la tienda que está al lado de casa, Beep, la dependienta ponía caras como si le estuviera hablando en chino. Recordaréis que no es la primera vez que me quejo de esa tienda. Lo tengo en un mensaje antiguo, acababa diciendo algo como "la próxima vez, caminaré un poco más e iré a otro sitio". Uno tiende a olvidar estas sentencias. El hombre es el único animal que tropieza dos veces..., y todo eso. Sea por lo que fuere, volví a Beep. Total, sólo quería comprar un cable. Pues la dependienta, que es la típica cachondilla buenorra guapita de cara, no tenía ni puta idea de lo que le estaba diciendo. Me preguntó si me refería a una regleta. Creo que no podía imaginar que quisiera conectar algo yo mismo abriendo el ordenador. Intenté aclarárselo explicando lo que me pasaba. Fue algo en plan "a ver, estoy instalando hardware (pensé que entendería mejor "hardware" que "tarjeta gráfica", pero posiblemente fue un error) y resulta que los cables de tensión de la alimentación ya están todos usados, asi que quería un cable con conexiones extra... como un ladrón, vaya". En ese punto me ofreció un ladrón normal, de los de poner enchufes. Fue algo violento, porque me sentí como si estuviera pidiendo una cosa de otro mundo, algo que no existía. Quizá era culpa mía por no conocer su nombre comercial. Al final desistí y me fui a otra tienda a probar suerte. Y por si lo estáis pensando, no, no fui nada borde, me porté muy bien.
Asi que, desconcertado, me dirigí a la tienda que está enfrente del Tranvía (o lo que antes era el Tranvía, no sé cómo se llama ahora). Allí, nada más entrar, ví que había expuestos unos cables como los que necesitaba. Cogí uno y me dirigí al dependiente. En aquel momento las conexiones me parecieron más grandes de lo normal (no sé por qué, efecto óptico al verlas fuera del ordenador o algo así), asi que para asegurarme le pregunté al tipo si era de tamaño universal o algo por el estilo (efectivamente, yo mismo no es que sea un gran experto en tripas de ordenadores). Me preguntó (increíble, increíble), me preguntó que PARA QUÉ LO QUERÍA. Tan sólo la pregunta es reveladora de un profundo conocimiento. Este tío, al contrario que la fulana de antes, no sólo sabía de la existencia de ese cable, sino que era consciente de si servía o no para determinados propósitos. Empecé a explicar "bueno, quería conectar..." ¡y entonces me interrumpió! Me dijo "no! espera! lo que tú necesitas es ESTO!", y fue a buscar otro cable. Parecido al que yo había cogido, pero distinto. Y me dijo, "lo que tú quieres es tal y cual, entonces esto te sirve mejor porque esto y lo otro. En cambio este es casi igual, lo que pasa es que patatín y patatán". Todo esto ocurrió en aproximadamente dos minutos, muchísimo menos tiempo del que yo me eché hablando con la dependienta número uno. Y menos de cinco minutos después. El contraste fue tal que aún ahora sigo impresionado por la tremenda eficiencia de ese tío al venderme un puto cable de tensión vulgar y corriente. Que incluso fue algo más barato de lo que esperaba. Según volvía a casa, me dio la tentación de pasar por Beep otra vez a enseñarle el cable a la chica y decirle "mira, ñorda, esto es de lo que te hablaba". Bueno, no le llamaría ñorda a la cara. Hay que ser educado, ya basta con hacerlo aquí. Al final no lo hice porque pensé que quizá no se lo tomaría bien, sería como humillarla en su trabajo o algo así. Después, comentando esto con Jorge, me dijo que hubiera debido hacerlo, que hubiera sido un acto de bondad. No sé, tal vez tuviera razón. Lo peor de todo es que estoy seguro de que la chica tiene estos cables por algún sitio en la tienda. Y ella misma no lo sabe. Lamentable.
¿Qué moraleja extraemos? Pues que está muy bien tener a tías buenas atendiendo al público, particularmente en una tienda de informática donde gran parte de los clientes serán frikis pajilleros. Pero que a la hora de la verdad, lo que cuenta es que la dependienta pueda hacer su trabajo, o al menos tenga una ligera idea de en qué consiste. Señores de Beep, tomen nota de esta sabia observación. Es gratis.
Ah, y por supuesto, que la tienda más cercana es siempre la primera a la que uno va, independientemente de otras consideraciones.

lunes, 31 de octubre de 2005

El Dia del Latinazo

Hoy ha sido el día del Latinazo. El Latinazo es una experiencia vital. Hay que vivir el Latinazo. Imaginad una brecha en el contínuo espacio-tiempo, algo capaz de transmutar la naturaleza misma de la realidad y convertir un domingo por la tarde en un sábado por la noche, y quizá os acerquéis a vislumbrar un atisbo de lo que yo he visto hoy.

Estoy en la "oficina" de mi querido Miguel Porto, en Madrid, de visita. Él duerme en la habitación de al lado. Le vendrá bien, dice. Yo apuro este extraño momento atemporal y me permito el lujo de olvidarme por unos días de mi propia existencia. Lo necesitaba.

Puedo contar muchas cosas de estas vacacioncillas. Pensaba hacerlo aquí y ahora. Por algún motivo no me apetece realmente. Quizá estoy demasiado inmerso en ellas todavía, quizá es sólo que también me vendría bien dormir.

Dicen que el tiempo no se detiene para nadie. No es una afirmación exacta. He descubierto que es posible detener el tiempo, lo que ocurre es que antes o después te cae encima de golpe. Y no me parece mal.

Hemos captado la señal de una televisión extraterrestre. Fingían ser humanos, pero eran de otro planeta. O al menos, eran seres humanos cultivados en otro planeta como vainas. No sé qué pretenden.

Definitivamente, necesito dormir.

martes, 25 de octubre de 2005

Juegos de perros...


...y otras estupideces. Pues sí, por la tele no hacen más que anunciar el juego ese de los perros de la Nintendo DS. Pensaba que no había nada peor que ver a Estopa anunciando videojuegos, perdiendo así toda la dignidad del medio, pero una vez más, me equivocaba. Siempre hay algo peor, amigos. En este caso, ver a Estopa anunciando videojuegos para memos. Como si fuera lo máximo o algo así. Como si no conociéramos todos el tamagochi. Y vaya nombre original que tiene el invento. Nintendogs. Alguien se ha devanado los sesos con eso. Es para aplaudir.
Pensándolo bien, no es de extrañar que el pasatiempo ese (a juego no creo que llegue, pero no voy a cargar mucho las tintas porque, al fin y al cabo, no lo he visto) haya triunfado en Japón. Es el tipo de chorrada que les mola a los japos. Y seguro que la mayoría de ellos no tiene sitio en sus casas para una mascota. Me recuerda un poco a "¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?", ese libro estupendo en el que la humanidad estaba obligada a cuidar a una mascota por motivos sicológicos y sociales. Los pobres desgraciados que no podían permitirse una mascota de verdad, recurrían a un robot diseñado para simular ser un animal hasta en los más ínfimos detalles. Y la gente se desvivía por sus animales eléctricos. Lo que en la obra de Dick (claro, por supuesto, quién si no, estaréis pensando muchos... qué le vamos a hacer si Dick ha tocado todos los temas) llegaba a ser triste y patético, resulta que en la realidad es una gran innovación y un avance de la técnica hecho a medida de las posibilidades de la nueva consola portátil de Nintendo.
Yo la verdad no tengo muy claro cuáles son esas posibilidades. Tiene una pantalla táctil, vale, pero ¿para qué coño queremos una pantalla táctil? ¿No podemos hacer exactamente lo mismo con un cursor y una cruceta? Bueno, tal vez haya alguna cosilla que no, y tal vez resute práctico para hacer según qué cosas. Exactamente igual que un ratón, vamos. La gran innovación se puede equiparar a haber logrado incluír un ratón en una portátil. Que no está nada mal, por otra parte. Mi duda viene de que lo único que se les ha ocurrido para fardar de las (supuestas) tremendas posibilidades que ofrece el invento es hacer un tamagochi con perros en los que ¡oh, maravilla! puedes "acariciarlos" tocando la pantalla. Bien por los avances de la técnica. ¿Para cuándo avances en el desarrollo del juego? Puede que sea muy bonito y muy "interactivo" (sí, tienen la desfachatez de llamarlo así), pero el juego sigue siendo una mierda. Posiblemente guste a los niños pequeños y a las niñas mayores, pero todos sabemos que a esos les gusta prácticamente cualquier ñoñez. Porque me da la nariz que todos los perritos van a ser muy parecidos, todos monísimos y encantadores, y jugarán con pelotitas y darán saltitos de formas muy graciosas. Pues vaya mierda. Con lo bonito que sería poder criar a un doberman enorme y fiero y azuzarlo contra los otros. O a un bulldog sucio y huraño. O poder darles con el palo del dolor si se te cagan en la alfombra. Que te destrocen el sofá a mordiscos cuando no estás mirando. Que te obliguen a abandonarlos en una gasolinera si te aburres de ellos y quieres empezar otra partida. Pero no, imagino que todo será en colores pastel y con musiquitas de circo de esas que tanto le gustan a los nintenderos.
Y es que, puestos a sacar juegos de este tipo, deberían tener algo más de cuidado con los valores que se transmiten. Cuando digo esto estoy pensando específicamente en el Sims, juego que sí he jugado y que puedo decir sin temor a equivocarme que es una puta mierda repugnante. Te lo venden como un simulador de vida, en el que puedes "dirigir" la vida de unas seudopersonas. Es un juego odioso desde su misma concepción. Y es que si uno quiere que sus sims sean felices, lo que debe hacer, básicamente, es comprarles una tele gigante, ponerles un salón enorme, muebles de diseño, casas palaciegas, cuadros caros, un equipo de música que flipas, el último grito en decoración, etc. Y para ello debe trabajar y trabajar y trabajar. Todos los putos días de su vida, por cierto. Creo que la posibilidad de ir de fiesta se incluyó en una de las últimas expansiones, en el juego original el pobre sim estaba condenado a una vida sin fines de semana en la que su única alegría era ver una teleserie en su televisor de plasma. Pero él era feliz así, asi que de alguna manera la felicidad debe de consistir en eso... o esa parece ser la moraleja del juego. No creo que muchos jugadores vayan más allá de este análisis. Como todos sabéis, el juego triunfó la hostia y la segunda se parte se vende como churros desde hace meses. Los pobres padres piensan que es un juego educativo y sin violencia. Yo creo que es un fabricante de esclavos, y lo que es peor, es terriblemente aburrido. Más valdría que estuvieran jugando al GTA, bailando en las discotecas y matando camellos. Pero no, claro, en el GTA uno puede tomar decisiones.
Juegos de perros, vidas de perros.

martes, 18 de octubre de 2005

Enchendo o bandullo


Pues nada, estoy haciendo la digestión después de atiborrarme con un fastuoso plato nº 6, aquí en la sala de ordenadores de la facultad. En el Papo's nunca les ha dado por ponerles nombrecillos a los platos, asi que cuando los pides dices lo mismo que si pidieras un perfume... pero éstos no vienen en envases pequeños, a fe mía. Un nº 6 está en el límite de lo que soy capaz de comer. Además está rico, me gusta comer en el Papo's. Particularmente me flipan las patatas fritas. Y no es que sean gran cosa: son patatas congeladas de lo más vulgar, hechas en freidora y con sal pa dar sabor. Pero deben de añadirles algún tipo de alcaloide para crear hábito, como en el Mascafé, porque es empezar y no parar. La hamburguesa, en cambio, es bastante asquerosilla. Incluso la de carne sabe mal, como a plástico quemado o algo así. Las "ecológicas" dan puto asco directamente, y las de salmón no me atrevo a probarlas. Por otra parte, ¿por qué cojones hacen hamburguesas de salmón? Si vas a poner salmón, que sea salmón, leñe. Desde luego hay que ser un poco gañán para pedir esas cosas. Gañán o vegetariano, aunque la mayor parte de las veces estos términos son intercambiables. Si tan contentos están dejando de comer carne, ¿para qué hacen "hamburguesas vegetales"? Puro postureo, estoy seguro. Algún día esa ridícula moda del vegetarianismo quedará atrás, como los pelos cardados y los pantalones de campana. La humanidad siempre ha comido de todo, lo demás son desviaciones. Además, no puede ser bueno comer siempre vegetales. Si alguien se molestara en investigarlo, probablemente se descubriría que a la larga ser vegetariano provoca serios problemas de salud. Por desgracia, el poderoso lobby de la industria alimentaria silencia estos estudios, ya que obtienen una gran rentabilidad vendiendo menús a base de pasta, lechuga y repulsivos espárragos a un precio absurdo. Y es que de alguna manera han logrado convencer al mundo de que las cosas "sanas" son más caras, aunque todos sepamos que la pasta es de los comestibles más baratos que existen y las cuatro hierbas que les añaden a la ensalada no pueden valer mucho. Pero allá ellos. Como dice esa canción que Roberto no deja de citar en estos casos: "Asesinos de plantas, asesinos de plantas, estáis jodiendo el mundo".
En este punto os estaréis preguntando varias cosas. La primera, es qué pinta aquí la foto de la cachondilla esa de arriba. No, no es ninguna estratagema para aumentar las visitas, pero ya que está lo explicaré al final y así os obligo a leer todo el post. La segunda es... ¿qué hace este comiendo en la universidad? ¿No ha terminado? ¿Ha cargado la que le quedaba? Pues para el que no me haya visto últimamente, explicaré lo que ha pasado. Muy por encima y en versión resumida, que ya estoy hasta los cojones. Vine a hacer la matrícula, porque resulta que no, que no me han aprobado. Fui a la revisión y finalemente tenía un 4,3. Y no aprobé porque en un ejercicio, que yo había respondido correctamente, la profesora decidió que el razonamiento que yo había usado no era válido, y me puso un cero en lugar de los dos puntos en los que estaba valorado. En honor a la verdad, debo decir que no estaba muy bien explicado, y se podría interpretar que yo no tenía una idea muy clara de lo que hacía. ¡Pero estaba bien, hostia! No me expliqué bien, pero mi razonamiento no era malo. Después de mucho discutir, llegué a la conclusión de que me suspendía por no poner que la existencia de un coste marginal igual a cero implica la existencia de otras soluciones óptimas alternativas en problemas de localización. Esto puede no parecer muy evidente a los profanos, pero os aseguro que para cualquiera que se haya visto por encima el tema cae de cajón. Y no lo puse porque me pareció TAN JODIDAMENTE CLARO que sencillamente lo di por supuesto (de hecho, de no existir esos costes marginales iguales a cero el ejercicio no tendría ninguna razón de ser). Pero la cabezadura de la profesora prefiere suponer que en realidad no tengo ni puta idea y que acerté con la respuesta correcta de pura casualidad (ya me gustaría a mí tener esa suerte de acertar con las respuestas adecuadas así por las buenas). Y se aferra como una rata miserable a que no lo puse, y como no lo puse, pues no lo puse y ya está, independientemente de lo que yo sepa o no sepa o acabe la carrera o no la acabe. Bien por los profesores-robot, que en lugar de decidir quién merece aprobar y quién no dejan que un papelajo lo haga por ellos. Ya le ajustaré las cuentas a esa perra. Al menos, la convencí para que me dejara hacer un trabajo sobre la asignatura en lugar del examen de diciembre, asi que espero terminar por fin sin muchos dramas. El trabajo es un coñazo infernal y he estado casi toda la mañana en la biblioteca buscando documentación (y lo que me queda de tarde), pero espero que sirva de algo al final.
En cualquier caso esto no cambia el hecho de que me hayan puesto un suspenso injusto. Y ésta es precisamente la explicación de la foto con la que empieza el post. Puse en el busador de imágenes de google "suspenso injusto" para ver si encontraba algo que ilustrara el mensaje y me salió esa moza. A saber por qué. Los suspensos nunca se parecen a esta señorita... al menos los míos. Si es que no tengo suerte ni pa suspender.

lunes, 17 de octubre de 2005

Amigo Mío, Sí, Tú Eres Luiso


Aunque corro el riesgo de que esto se convierta oficialmente en una web sobre anuncios de la tele, no me puedo resistir a poner esto, por motivos que saltan a la vista. Para los que no conozcan a Luiso (y para los que lo conozcan también), es el tipo de la foto, el de la derecha. Y no, no es el mismo tío las dos veces.
Estos anuncios de Amstel no me gustan nada. Es particularmente absurdo y ridículo el de Solo Tú Encuentras Leña, que me repugnó desde la primera vez que lo ví. El otro tampoco me gusta, aunque es mejor que el anterior... y claro, la primera vez que lo ví flipé porque Luiso era el tío del fondo, e incluso tiene todo un primer plano para él solito. Los ojos se me salieron de las órbitas, porque yo sabía que Luis no había hecho un anuncio de Amstel... ¿verdad? Volví a verlo varias veces, y a cada flipaba más. El tío no es que se parezca, es que es jodidamente igual. ¿Un trucaje? ¿Una manipulación? No. Para los que no lo conozcáis, os juro que no hay trampa ni cartón, que el parecido es así de natural. O antinatural, según se mire.
Hay por ahí una leyenda urbana que dice que todo el mundo tiene un doble en algún lugar. Siempre me pareció una chorrada, como el efecto 2000 o el cambio climático, pero desde ahora lo tengo por cierto. Y quien lo dude, que mire la foto.

sábado, 15 de octubre de 2005

Recomendando Telarañas


En un principio, la lista de links que tengo ahí a la derecha estaba concebida como un acceso rápido a esas páginas que suelo visitar habitualmente. Como suelo venir aquí a echar un ojo casi a diario, es práctico tener esos links a mano, aunque todos sabemos que la lista de favoritos del navegador vale exactamente para lo mismo. Supongo que lo que ocurre es que de esta manera la sensación de ser un landrú por tener un blog se ve difuminada: puedo mantener la ilusión de que me sirve para algo. Eso es algo en sí mismo importante, sobre todo estos días en que mi colega Dabris me haya abierto los ojos sobre esos poemillas que puse más abajo. Dabris me advirtió, con toda la razón del mundo, de que parezco uno de esos gilipollas que ponen esos poemas seudoprofundos de rollo cuasigótico-gafapastil tan pretenciosos sobre lo sofisticados que son y el vacío existencial que sienten. Todo lo que desprecio y me repugna, vamos. En realidad puse esas cosas sin pretensiones y por motivos que pronto explicaré, pero cualquiera que entre y los vea pensará, justificadamente, que soy un capullo. Se equivocará, pero no podré culparlo.

Claro que me estoy desviando del tema. ¿Por qué se llama este post "recomendando"?, os preguntaréis. Pues se llama así porque ahora la lista de links tiene casi (casi) un doble propósito. Y no es otro que invitar a la visita y servir de recomendación, porque hay sitios por la red que merece la pena visitar. Definitivamente, el blog Pyjama-Rama es uno de ellos, y es mi motivación principal para escribir este mensaje. Tengo que decirlo: me he leído las primeras entradas y me he partido el pecho, es buenísimo, es puro humor, agudo, delicioso. ¡Leedlo, leñe, dejad de perder el tiempo aquí! (pero volved de vez en cuando, eso sí). La página de Viruete siempre tiene cosas interesantes que ofrecer y es visita obligada para los amantes de la caspa subcultural. En Diarios Secretos encontraréis la obra de uno de los (autoproclamados) mejores escritores de la actualidad… Y no seré yo el que diga que no es verdad; por lo que leído de momento el tipo parece un pelín desquiciado pero no se puede negar que sabe darle a las teclas. Con estilo y gracia, y no aburre. Sólo aquí ya hay material de lectura para horas, lástima que me resulte incómodo leer en la pantalla. En Alguien Tenía que Decirlo encontraréis, básicamente, un tío rajando de temas de actualidad (cosa que siempre es curiosa de ver), aunque lo que más me ha llamado la atención es la parte de autobombo del tal Casciari y, sobre todo, los comentarios que acompañan a esa entrada. Curiosete. Y para los que les gusten los juegos de rol, NoSoloRol es ahora mismo la mejor publicación que encontraréis en este país, y hasta donde yo sé, la mejor en castellano. Asi que hala, ¡a navegar!

domingo, 9 de octubre de 2005

Anuncios (2)

He vuelto. Este fin de semana he estado fuera; me he ido al pueblo a causa de un ineludible compromiso familiar. El compromiso se resolvió en un par de horas, pero estuve los dos días allí. Dos días pueden parecer muy poco tiempo. Incluso a mí mismo me parecían muy poco tiempo. Tan poco que no me pareció necesario llevarme un libro para leer, ni siquiera cogí el discman por la pereza de desconectarlo de los altavoces. “Total, son dos días”, me dije. Y ni siquiera enteros.

Pues bien, fue un error. Dos días pueden ser infinitos, pueden ser la eternidad condensada. No estoy seguro de que hayan transcurrido. Fueron dos días bastante aburridos. Llegué a ponerme a ver la tele. Fue sólo un rato, pero fue suficiente. Que la tele es una mierda es algo que todos sabemos, pero no deja de sorprenderme hasta qué punto es capaz de empeorar en fin de semana. Lo peor. Asi que naturalmente, me puse a ver anuncios.

No hace mucho que hablé de anuncios y no me gusta repetirme tan seguido, pero qué se le va a hacer. Es lo que me apetece decir ahora y ya está. Hubo un par de anuncios que me llamaron la atención por diversos motivos. De uno de ellos ya me habían hablado antes, precisamente a raíz de comentar mi “artículo” sobre el anuncio de neutrex. No recuerdo quién me lo comentó, pero entonces no lo había visto y no pude decir gran cosa sobre él. Se trata del anuncio este en el que sale un señor contando un chiste malo mientras se prepara un café. Luego sale la voz de Mónica Geller diciendo en plan zorra algo como “enhorabuena chicos, ya podéis hacer dos cosas a la vez”. Cuando lo veía por primera vez me desconcertaba porque el tipo estaba solo. Contaba el chiste en voz alta, pero no había nadie con él. Supongo que será para no distraer la atención, para ahorrar una paga o simplemente para que el tío parezca más gilipollas todavía. Bueno, da igual. El caso es que me hizo gracia. Comparte con el de neutrex esa intención de explotar el cliché del hombre como inútil en la cocina, aunque este va más allá para intentar convertirlo en un inútil absoluto. No me parece mal. Que sean las mujeres las que se dediquen a hacer el café, o cualquier otra tarea fastidiosa por el estilo. Lo que llama la atención de este anuncio es la descarada insolencia de la que hace gala. No lo he comentado aún con ninguna, pero estoy seguro de que a las chicas les encanta. Qué simplonas son, las pobrecillas. Qué fácil es satisfacer su orgullo. Saltan a la mínima, buscan provocaciones y ofensas en cada pequeño gesto, pero cómo se apresuran a aceptar encantadas cualquier adulación de tres pesetas. Por supuesto, no hay ninguna organización de hombres que proteste por el menosprecio del anuncio este porque en realidad nos da igual, sabemos que es una licencia paródica e incluso nos hace gracia. Pero sería imposible, por ejemplo, ver el anuncio de un coche cuyo eslogan fuera “tan fiable que incluso una mujer puede conducirlo”, o algo así. Ojalá algún día pierdan ese (justificado?) complejo de inferioridad que las hace tan insufribles tan a menudo.

El otro anuncio que me viene ahora a la cabeza es el de unos relojes. “Fossil”, creo que era la marca. Es un nombre muy desafortunado, la verdad, pero se me ha quedado sólo por eso… ¿merece la pena que recuerden tu marca por asociarlo a algo negativo? Interesante pregunta, pero no quiero hablar de esto ahora. Quiero hablar del anuncio. En al anuncio, un robot andante con un gran reloj en el torso y de aspecto bastante ridículo va caminando por la calle. Se cruza con una tía, y el robot, que debía de estar programado por uno de esos nerds pajilleros (que se son los que se dedican a programar cosas, reconozcámoslo) vuelve la cabeza para mirarle el culo. En ese momento de distracción, el robot, que me recuerda poderosamente a Flick, aquel otro gilipollas de aquel otro anuncio gilipollas, se cae por un agujero que estaba en medio de la calle. Pero no pasa nada, porque cae en el metro y sigue andando por allí como si nada, todo sonriente. Además todos los extras del anuncio sonríen también. Yo no sé a qué viene tanta sonrisa. Y se acaba. Pues a ver, que alguien me lo explique. ¿Qué coño significa toda esa mierda? ¿Qué cojones pinta ese robot asqueroso? No puede ser un anuncio para niños, a menos que se pretendan fomentar conductas como fijarse con descaro en los culos de las chicas o cruzar la calle sin mirar por dónde se pisa. No tiene ninguna relación con el producto, y no me vale que el robot lleve un reloj en el torso. Según eso, si llevara un falo enorme podría ser el anuncio de un sex-shop sin necesidad de cambiar nada, y a mi faceta de especialista en marketing eso le parece abominable (aunque como anuncio de sex-shop sería cojonudo). Ahora que lo pienso, es posible que fuera concebido como anuncio para cualquier otra cosa (probablementet un sex-shop) y el creativo lo reciclara para uno de relojes. O eso, o es que ese anuncio está destinado a subnormales y/o creado por subnormales. Y si no, que baje Dios y lo vea… como en ese otro maravilloso anuncio, en el que Dios se le aparece a una moza para darle un fijador de pelo. Es absolutamente genial, comparable al de la chica del futuro que viene con el detergente. Pero eso, si se tercia, lo hablaremos en otra ocasión….

viernes, 7 de octubre de 2005

Vacío

vacío





vacío como mi alma,











vacío como me siento

y no diré que es tu culpa, ni la de nadie
sólo vacío
sólo el vacío se explica sin palabras,
sólo el vacío encuentra razones en la nada
vacío, indiferente
sólido e impenetrable
abierto al vacío,
lleno de vacío

sólo vacío

jueves, 6 de octubre de 2005

os odio

me dais la PUTA RISA
asquerosos imbéciles de la inutilidad
aplastados, marchitos, muertos
muertos bajo mis botas, muertos
dolor en vuestros rostros (muertos)
agonía en vuestros ojos, vacíos
vacíos de ser, vacíos de alma, vacíos
huecos podridos de ecos quejumbrosos
miserables, apestados, repulsivos
odiosos

será un placer mataros a todos

miércoles, 5 de octubre de 2005

Por Amor al Arte

Pues sí, días tormentosos. Estoy haciendo prácticas, de momento va bien; no hay problema. Estoy viendo de qué va el tema antes de entrar a saco. Sigo pendiente de la última nota; mañana hablaré con la profesora. Además, parece que hay un problema con las actas de otra asignatura que había aprobado y hay un lío terrible. Y estos días estuve ocupado por la tarde y este fin de semana probablemente no estaré en Vigo. Asi que últimamente no actualizo demasiado. Espero que la situación se normalice en breve. Mientras tanto, tendréis que aprender a vivir sin mis posts maravillosos e iluminadores que tanto os hacen gozar y sentir la alegría de estar vivos. Oh, tiempos, oh, costumbres...

jueves, 29 de septiembre de 2005

Esperando Sentencia

Como hace más de una semana que no actualizo, ya debe de ser evidente para todo el mundo que estoy en una especie de semivacaciones. Y es que en cuanto aparecen cosas mejores que hacer, sitios a los que ir, y buena gente con la que estar, tiendo a desatender esto.
Para los que no hablen conmigo con frecuencia, diré que estoy esperando la nota del último examen de la carrera, que a día de hoy todavía no ha salido. Se está empezando a hacer de rogar. Después de hacerlo, me tomé una semanita de vacaciones relajadas, sin hacer nada en particular, saliendo por ahí y leyendo cosas todo el día... aunque de momento no he leído nada más que pueda considerar candidato a lo mejor del año. Ayer mismo, por ejemplo, he terminado el volumen 3 de la Saga del Retorno de Orson Scott Card. "Las Naves de la Tierra", se llama. Pues bien, el libro es francamente mediocre, aunque de vez en cuando se pueden ver unas pinceladas de genio de su autor, que ha ya alcanzado la inmortalidad con la saga de Ender. Quizá su problema sea justamente esa insistencia obsesiva en escribir sagas. ¿Qué tienen de malo las buenas y viejas novelas, de las que empiezan y terminan en el mismo libro? Estoy hasta los huevos de las sagas, la verdad. Lo peor de Las Naves de la Tierra es que Card cae de lleno en la sensiblería ñoña que tan peligrosamente bordeaba en algunos momentos de sus otras obras, como Maestro Cantor, por ejemplo... aunque Maestro Cantor es un libro excelente. Además, y en contra de lo que ocurría en todos los demás libros que he leído de este tío, hay todo el tiempo un tono moralista y devoto de Dios Nuestro Señor que deja traslucir excesivamente su fe mormona. Vamos, que no me ha gustado mucho, aunque tampoco puedo decir que sea una basura.
En otro orden de cosas, estos días estoy echando una mano a un amigo con el inventario de su tienda online (que no debéis dejar de visitar! www.frikidonia.com ). No sería un coñazo si no fuera porque de vez en cuando aparecen series de 38 números, como Ranma 1/2. La verdad es que voy camino de convertirme en un experto en el catálogo de Glenat. Y lo peor es que aún no he encontrado algo que me llamara mucho la atención...
Además, la semana que viene posiblemente empiece unas prácticas en una consultora. En realidad me han llamado ya para empezar, pero yo no lo veo nada claro porque, aunque el trabajo parece (y subrayo parece) de lo más interesante y estimulante, no se ofrece remuneración alguna. ¿Es que es verdad que no se puede tener todo? En fin, ya veremos lo que pasa, como tengo nada mejor estoy dispuesto a currar gratis a media jornada... mientras no se prolongue el tema por mucho tiempo, claro. El lunes he quedado en pasar por la oficina y a ver qué me cuentan. Entretanto, a seguir esperando la sentencia de Operaciones.

martes, 20 de septiembre de 2005

Anuncios

Todos sabemos que lo normal es que cuando estás viendo algo en la tele y ponen anuncios, todo el mundo coja el mando a distancia y se ponga a hacer zapping. Todos lo hemos hecho alguna vez. Yo lo hago cada vez menos, en parte porque siempre me gustaron los anuncios y en parte porque, tal y como está la programación hoy en día, a menudo los anuncios son lo mejor que puedes ver. En alguna ocasión me he descubierto a mí mismo viendo anuncios y cambiando de canal cuando volvía el programa que estuvieran emitiendo... para buscar más anuncios, claro. Es una especie de anti-zapping, y no he oído hablar de nadie más que lo practique. De hecho, me tachan de loco cuando lo comento por ahí. Yo creo que la locura es ver ciertos programas, pero bueno, allá cada uno con sus perversiones.
Todo esto viene a cuento de que de vez en cuando uno puede ver anuncios impactantes. Y no estoy hablando de esos anuncios de los que habla la gente, esos que a (casi) todo el mundo le gustan, que te hacen sonreír, que te dan una sorpresa; en definitiva, no me refiero a los "buenos" anuncios. A mí a veces me llaman mucho más la atención los que parecen más vulgares, porque a veces encierran... bueno... no sé lo que encierran, pero son cosas muy raras. Por ejemplo...
...estos días me fascina particularmente un anuncio de detergente. Neutrex, creo que es. Seguro que lo habréis visto. La cosa es así (hablo de memoria asi que perdonen las imperfecciones): Al empezar hay una familia sentada a la mesa, que tiene, por supuesto, un mantel blanco, inmaculado. Entonces aparece un tipo diciendo, con un énfasis indescriptible, algo parecido a "familia! os he preparado LA MEJOR CALDERETA DEL MUNDO!". El tipo en cuestión, que parece intentar ser ese cuñado simpático que todos tienen (o que en las sitcom españolas todo el mundo tiene, que viene a ser igual) suelta esa frase de una manera que prácticamente podemos escuchar las mayúsculas. Es una entonación que en la realidad jamás he escuchado y que me hace pensar que el tío es gilipollas. Pero no, es que el mundo de los anuncios es así, tiene ese encanto casposo. Además, dice "familiaaa" como para llamar la atención, como si fuera a hacer un discurso en una boda o algo. No sé, es completamente surrealista. Pero el surrealismo no se acaba ahí. La caldereta del señor (que por cierto, debo de ser un ignorante culinario, pero jamás había oído la palabra "caldereta", lo que para mí le da un aire aún más grotesco a todo) es una especie de langostino gigante de plástico que flota en una porquería con aspecto de ensuciar mucho. Y justo cuando el amigo dice la frase, la derrama por todas partes. Aquí no está claro si se tropieza, lo hace adrede, o es que el bicho no está muerto del todo y salta por su propia voluntad. La verdad es que no se aprecia bien, es muy cutre. Lo que molaría es que fuera a propósito. Primero les llama la atención y luego les vacía el caldero en la cara; sería genial. Pero supongo que la idea es que es un accidente. El momento fatídico se ve a cámara lenta, lo que le da un toque onírico muy curioso. Las caras de horror y consternación no tardan en aparecer, pero, en contra de lo que ocurriría en realidad, nadie se caga en la puta ni empieza a blasfemar. El cocinero se queda con una cara de memo muy adecuada mientras una mujer lo putea de buen rollito. Y además, de una manera que nos hace pensar que no es la primera vez que el tío la caga, o que al menos no era inesperado. Esta situación, que parece trivial, en realidad pretende explotar el cliché de que los hombres son unos inútiles en la cocina, y el que la mujer se ría de él, humillándolo, no hace sino subrayar este hecho. De esta manera supongo que se ganan la simpatía de las amas de casa, que se sienten reafirmadas en su papel (paradójico! ¿quién querría sentirse reafirmado en ese papel? esto es una trampa para los sentidos). Las amas de casa, además, son probablemente las que compran los detergentes, con lo cual todo va de perlas.
Pero todo esto no es más que el prólogo. Ahora tenemos el mantel hecho una mierda y es el momento de que aparezca el detergente salvador, se ve venir de lejos. Solo que este anuncio se desmarca de los tópicos de una manera increíble que no deja de maravillarme. Lo que ocurre, mientras el tío desea ser tragado por la tierra y la mujer empieza a pensar en comprar otro mantel (con un buen humor que raramente veremos en una chica de verdad ante tal situación), lo que ocurre, decía, es que aparece de la nada una cachonda con un peinado raro y vestida con una variante del pijama plateado que en los ochenta nos decían que serían las ropas del futuro, y dice, toda sonriente, "tranquilos! vengo del futuro para traer la solución a vuestros problemas!" y es entonces cuando saca el detergente. No sé qué pensaréis vosotros, pero yo creo que es para flipar. Y muy friki, la verdad. Incluso dejando de lado que a todo el mundo le parezca normal que aparezca una mujer del futuro en medio del salón, la idea es delirante. Viene del futuro, como el terminator, sí, pero no para salvar a la humanidad, o para prevenir de un desastre inminente, ni siquiera para apostar a los números ganadores de la lotería; viene a TRAER UN PUTO DETERGENTE. Es la hostia. Podía haber venido justo antes de que el tío tirara la caldereta, pero no. Y, ¿quién esa tía? Tal vez en el fondo sí ocurriría una desgracia si ese mantel no se limpiara adecuadamente; tal vez ese mantel era un regalo de un abuelo muy rico que, enfadado un día al ver el mantel sucio, decidió desheredar a la familia, abocándolos a la miseria y al malvivir, y tal vez, sólo tal vez, la chica del futuro es la hija de esa gente que vuelve al pasado para asegurar que su abuelo esté contento con ellos y puedan heredar. Una idea inquietante, ¿verdad? Después de esto el anuncio pasa a explicar las bondades del detergente y para mí, deja de tener interés. Pero, en serio, es un anuncio que me ha marcado. Mucho más, realmente, que la mayoría de los programas que se pueden ver en la tele. Es surrealista, delirante, desquiciante, pero a nadie le sorprende. ¿Qué nos pasa?
Vean anuncios. Es más emocionante de lo que parece...

jueves, 15 de septiembre de 2005

The Last One


Juas! Inyección de moral y notición inesperado! En contra de lo que viene siendo habitual en él, el señor Tato se ha dignado a sacar las notas del examen de Estrategia Internacional II sólo 3 días después de hacerlo (en lugar de las 4 semanas de siempre). Y sí, queridos amigos, yo soy uno de los 6 afortunados que lograron aprobar! Igual que mi colega Sierra, a quien prácticamente le pasé todas las respuestas. Ya me invitarás a algo, Sierra.
Asi que ya sólo queda una, la última, la definitiva, The Last One. De momento la llevo de maravilla, y me estoy sorprendiendo por cómo las cosas van saliendo exactamente como las había planeado. Hacía tanto tiempo que no salía todo según lo previsto que me parece increíble. Ahora queda un último esfuerzo de aquí al martes, y luego fiesta. Crucen los dedos!

Reencuentros

Mientras sigo ultimando la preparación para el que será el último examen de la temporada (y esperemos que el último en términos absolutos), es agradable comprobar el regreso de dos páginas web que llevaban un tiempo desaparecidas. El link de los nazis locos de abajo a la derecha vuelve a estar operativo, para disfrute de los amantes de lo extravagante. Al igual que el de Aventuras Gráficas, que nos lleva a la estupenda web temática de Aventura y Cía, y que llevaba unos cuantos días ausente de la red. Además, el link al blog de Alberto vuelve a funcionar después de que el elemento este haya decidido destruírlo en una radical (y extraña) decisión. Por desgracia, de ahora en adelante nos privará de sus siempre interesantes comentarios y se dedicará sencillamente a mostrarnos su obra pictórica. En mi opinión salimos perdiendo con el cambio, pero en cualquier caso seguiré apoyando lo que sea que le dé por hacer. Y ya que estamos, aprovecho la ocasión para felicitarlo por su 25º cumpleaños, que es hoy mismo. Felicidades, Alberto.
Máis nada polo momento. Ahora, a seguir entrenando para asestar el golpe final este martes. El enemigo: Dirección de Operaciones. Conozco ya casi todas sus triquiñuelas y sé exactamente lo que hay que hacer para darle una paliza. La otra vez me hizo un combo muy raro, como cuando te enfrentas al enemigo final de un juego de lucha de SNK y de repente empieza a repartirte hostias sin que tú puedas hacer nada hasta que mueres (como Goenitz, God Rugal, o el tipo aquel de la capa afilada que estaba en una especie de avión y que te azuzaba a su mascota). Igual es una manera un poco friki de plantearlo, pero es que así me motivo más.

sábado, 10 de septiembre de 2005

Fúrbol

Pues eso, comentarios futboleros que hice en cierto foro y que ahora rescato aquí para disfrute (o no) de mis fieles lectores. Ya está bien de discutir de música, hombre, que esto es mucho más castizo y españó.
Hoy mismo he visto en la tele al Niñato Torres quejándose de que el seleccionador "no le daba confianza". Viéndolo jugar, parece mentira que tenga cojones de decir eso. No entiende la sustitución, dice. Lo que yo no entiendo es por qué leches ese tío está en la selección española. Que alguien me lo explique. Claro, ahora alguien vendrá y dirá que es el máximo goleador español de la última temporada. Coño, pero es que más de la mitad de los goles los ha metido de penalti! Si está en la selección por tirar penaltis, lo mismo podían llevar a Mendieta, que en eso era un crack (que no vuelva Mendieta por Dios, es broma). Aparte de que es fijo en el atleti y su único delantero, prácticamente. Lo raro es que no marque más. Con España, su cifra de goles es bastante ilustrativa. Por otra parte, Mista fue máximo goleador español también hace dos años, pero a ese no lo hemos visto en la selección. Y eso que tiene más palmarés, que ha ganado dos ligas y una UEFA, si no me equivoco (pero tampoco quiero a este en España, no me jodan!). ¿Qué ha ganado Torres? ¿Por qué tenemos que aguantar a este amago de Raúl colchonero? Si quiere imitar a Raúl, ya podía imitar al de hace 3 años, al que era un puto crack, no al cabronazo que venimos sufriendo en las últimas temporadas. Y quizá Torres puede llegar a ser un jugador grande, pero desde luego HOY NO LO ES. Hace años venía pensando que yo debía de ser un tipo raro por ser el único que creía esto, pero parece que últimamente hay más que están abriendo los ojos. Qué Torres ni qué Niño muerto, hombre.
Ya que hablamos de España, se diría que han tenido mala suerte por encajar ese gol y tal. Mala suerte, POLLAS! Aragonés dijo que no ganaron "porque Dios no quiso". Dios debe de ser un hijoputa, porque no hemos ganado a Serbia, pero tampoco a Bosnia (en 2 partidos!). Si Lituania creo que nos dio problemas fuera de casa (he olvidado muchos partidos de la selección últimamente, por suerte para mí). España no gana porque España juega como la mierda. Así de fácil, chavales. Cualquier equipo de la Liga puede ganarle a la selección sin mucho problema, en un partido hipotético. Ojo, no digo el Madrid o el Barça, digo cualquier equipo. Lo que me parece fascinante es que, aunque la selección hace (en general) el peor fútbol que yo le he visto hacer en mi vida, nadie raja a Aragonés. Seamos realistas: con Camacho y Clemente se jugaba mucho mejor... y se ganaba! Sí, con Clemente también! Con Camacho ya no digamos, que además le clavaba 9 a equipos como Austria, que de jugar hoy contra ellos posiblemente sacarían un empate a domicilio. Dejemos ya de chuparnos las pollas, algo huele mal en la selección, y no es mala suerte.
Más: Aunque hace un tiempo que se venía sospechando, creo que ya se puede confirmar oficialmente: Laporta es GILIPOLLAS. Y además de gilipollas, vil y rastrero. Desde la movida con el Espanyol, ya se veía claramente que era poco honesto. Pero para mí, la gota que colma el vaso es venir y decir que Robinho quería ir al Barça, pero que ellos pasaron de él porque, joder, "es que ya tienen a Messi". Venga hombre, ¿quién coño se va a creer esa memez? Es que si fuera verdad, los socios tendrían que correrlo a hostias por memo! Y aunque el Messi ese sea tan buenísimo como dicen, ¿dónde lo tienen? Yo no lo he visto. Vamos, que ya voy entendiendo que al mamoncete de Laporta le abandonen sus propios colegas de directiva. Ah, me acabo de acordar! ¿No dijo que no votó al otro candidato a la Federación "porque era madridista"? ¿A qué hostia viene eso? ¿Debemos asumir que su condición de madridista sería perjudicial para el Barça? ¿Significa eso que el tipo al que votó, Villar, es más apropiado por ser barcelonista? ¿No hace esto sospechoso de corrupción a Laporta? ¿A nadie le importa? Supongo que lo que pasa es que ya a todo el mundo se la sopla lo que diga este fantoche. Vaticinio: durará lo que dure la buena racha del equipo. Ni un mes más.

miércoles, 7 de septiembre de 2005

Una menos

Esta misma mañana me he enterado de que he aprobado el examen de Comercio Exterior II que hice este lunes. Me lo esperaba, pero no deja de ser satisfactorio. Una menos pues, quedan dos. Los días clave: lunes 12 y martes 20. Hay tiempo. Todo va según el plan. Contengan la respiración, crucen los dedos... el desenlace final podrán verlo aquí cuando se haya consumado mi destino.
Como es natural, poco tengo que contar estos días aparte de historias de biblioteca (las cuales son muy aburridas y probablemente todos conozcáis). Me llama la atención la polémica que ha creado mi opinión sobre Takk. Quizá me he dejado llevar un poco por el entusiasmo mientras escribía lo que escribí abajo, pero es que todo es absolutamente cierto. No es que no haya nada mejor en el mundo, pero es un disco de puta madre. Como era la primera vez que hacía un amago de crítica musical quizá alguno haya pensado que Takk era para mí el mejor disco del mundo. Y luego vienen las comparaciones, claro. Siempre es difícil decidir qué disco es mejor entre dos maravillas; yo al menos no puedo (y lo mismo me pasa con libros, películas o mujeres). Sencillamente llega un nivel en el que ya no puedes comparar las cosas. Cuando una obra entra en el Olimpo, le habla a la cara a todas las demás que allí están, y para mí es del todo imposible juzgar cuál es mejor o tiene más mérito. Agaetis Byrjun y Takk... están en el Olimpo, desde luego. También hay unos cuantos discos de Smashing Pumpkins, el OK Computer, el disco este de larguísimo título de Godspeed You Black Emperor!, y sin duda muchos otros que ahora no me vienen a la cabeza porque hace algún tiempo que no los escucho. No es por hacer sangre, pero Fugazi no están siquiera cerca del camino que lleva al principio de las infinitas escaleras que ascienden hacia la cerrada puerta del Olimpo. Por otra parte, como ya dije en un comentario al mensaje sobre Takk, la trayectoria de un grupo no me parece relevante a la hora de juzgar un disco. De hecho, me parece muy extraño que a alguien sí se lo parezca. Vale que sirve para comprender mejor el contexto de la obra, con lo cual quizá podemos apreciarla más profundamente, pero... no jodan: si no mola, no mola. Todo ese rollo de la evolución suena demasiado a menudo a paja mental del artista (o peor: de la discográfica que intenta venderte el disco). Tomemos Takk, por ejemplo: no parece que aporte nada nuevo a lo que ya se hizo (y muy bien!) en Agaetis Byrjun. Después de (), puede incluso parecer un retroceso, porque "abandona" el camino en el que estaba y vuelve al punto de partida. Esto es la puta verdad. Ahora bien: el disco es cojonudo y mola tanto como el primero. ¿Le resta mérito el aparecer 6 años después de Agaetis Byrjun? Si alguien responde que sí a esta pregunta, nunca podremos ponernos de acuerdo. Es más: aunque () está también de puta madre, no me gusta tanto precisamente por esa evolución hacia el sonido más "extremo" del que se hablaba en los comentarios de abajo. Las canciones que más me gustan son las primeras, las más parecidas a AB y Takk. Asi que me alegro de que Sigur Rós hayan echado el freno antes de seguir por ese camino.
Esto no significa que no me guste que los grupos cambien. Más bien al contrario: creo que los grupos deben cambiar su estilo. Pero es un error buscar el cambio por el cambio, hacer una cosa rara para poder ir de guays aparentando profundidad y complejidad al estilo gafapasta (que es lo que han hecho Radiohead en Kid A y Amnesiac). Es ridículo pretender que un disco no es bueno sencillamente porque no muestra ningún avance respecto al trabajo anterior del tipo en cuestión (aunque probablemente no sea bueno por otros motivos). Tanto como ridículo es pretender que un disco es bueno sólo porque representa una gran evolución en la trayectoria del artista (aunque quizá sea bueno por otras cosas). Asi que lo mejor que se puede hacer es escucharlo, y si mola, pues ya está, y si no mola, pues también está. Y me limpio el culo con lo que digan los críticos, que no saben más que yo, y con el curriculum del grupo, que me la suda.

domingo, 4 de septiembre de 2005

Final Round.... Fight!


Pues sí, aquí tenemos a Setiembre en la plenitud de su poder. En términos videojuegueros (o de peli de Rocky, que no es tan distinto al fin y al cabo) puede decirse que llevo todo un mes entrenando, subiendo escaleras, saltando a la comba y haciendo el chorras por las bibliotecas. Ahora llega el momento de la verdad, los enemigos fin de fase, la fuente del mal, el generador de monstruos. Y pienso aniquilarlos a todos. Nunca es fácil, pero este tiene que ser el ataque final, el momento de las hazañas, de las gestas que forjan a los héroes. El día ha llegado, las profecías se están cumpliendo, los Exámenes están aquí para convertir la Tierra en un Infierno. Alguien debe deternerlos... y, como un Bruce Willis cualquiera, me da que ese alguien voy a tener que ser yo. Deséenme suerte...

miércoles, 31 de agosto de 2005

El disco del año (probablemente)


Ayer me he bajado “Takk…”, el nuevo disco de Sigur Rós. Siempre me han gustado estos tíos, y desde que a finales del año pasado supe que el grupo pensaba sacar un álbum nuevo en 2005 he estado esperándolo. Con tranquilidad, sin ansia y sin fanatismo. Ayer me enteré de que llevaba un tiempo rulando por ahí, a pesar de que no sale a la venta hasta mediados de septiembre. Lo busqué en el soulseek, y encontré a un fulano que lo tenía. Ese fulano además debe de tener una conexión no ya por cable, sino por tubería, porque el disco se descargó en un santiamén a unos 90 kbps de media. Lo grabé en un cd y me puse a escucharlo antes de dormir.

Pues bien, Takk… es maravilloso. La música de Sigur Rós está hecha de magia y sueños, de anhelos y de esperanza. Lo mejor del ser humano se retrata en sonido con Takk…, en crescendos de vértigo que te llevan hasta el cielo sobre un lecho de melodías que son, sencillamente, hermosas. Cuesta creer que el mundo en el que suenan estas canciones es el mismo mundo en el que ocurren tantas desgracias sin que a (casi) nadie le importe. Sin embargo así es. Este disco es un gran regalo, un deleite, un privilegio, una de las cosas buenas de la vida, algo que hace que merezca la pena estar aquí. Supongo que es una exageración, pero es que suena mientras escribo esto y cualquier cosa que diga no parece suficiente. Con una belleza delicada y fascinante, en la línea de sus anteriores trabajos, los también excelentes Agaetis Byrjun y (), Sigur Rós logran con Takk… una obra inmortal y sobrecogedora, gloriosa en cada nota; una celebración de la vida y de la música.
Por cierto, por si había alguna duda, pienso comprarme el disco, como me compré los anteriores. Que sigan hablando mal de la piratería...

martes, 23 de agosto de 2005

Nazis ocultos


No sé si fue porque les ha caducado la página o si fue directamente por vergüenza, pero el caso es que el link que enlaza con la web de los nazis locos ya no funciona, para desgracia de todo aquel que quisiera maravillarse visitando sus bizarros contenidos. Toda una pérdida. De todos modos voy a dejar puesto el link una temporadita por si se les ocurre volver, y quizá explicarnos el por qué de su (esperemos) momentánea desaparición. Quizá nos dirán que las verdades allí expuestas resultaban demasiado incómodas para la Sinarquía de los secretos gobernantes nazis del mundo, o más probablemente para los depravados gobiernos del mundo occidental. Ojalá este burdo intento de silenciar su mensaje, de advertirnos de que Hitler sigue (literalmente!) vivo y reside tranquilamente en su fortaleza secreta de la antártida, sea superado por la audacia de estos nuevos eruditos seguidores del imperio ese de los mil años, que saben muy bien que esto no es más que otro capítulo en la campaña de desinformación de los autoprocalmados ganadores de la gran guerra. Un día, cuando esté del todo perfeccionada la tecnología de sus propulsores antigravitatorios, los ovnis nazis se alzarán en enjambres de sus bases secretas de la luna y nos liberarán del yugo imperialista judaico que pesa sobre nuestros hombros convirtiendo el mundo en una nueva Sodoma. O algo así.

En fin, que es una pena, porque leer esa página eran unas risas. Ojalá vuelva pronto.

sábado, 20 de agosto de 2005

Cuestión de Ser

Probablemente muchos sepáis que yo antes escribía cuentos en mis ratos libres. "Mis ratos libres" solía significar "cuando estaba en clase pasando del tema", aunque en alguna ocasión sí que lo hice en casa con verdadera voluntad y ganas, no por matar el tiempo en una clase aburrida. Dejé de hacerlo más o menos en cuanto fui dejando de tener ratos libres. Disfruto escribiendo, pero a veces es complicado y uno se come bastante el coco, asi que es fácil encontrar cualquier otra ocupación igual de divertida y más descansada. Y además, descubrí que también me divierte escribir por escribir, aunque no esté diciendo nada. Como la mayor parte del tiempo en este blog, vamos. En cierto modo, escribir aquí es como un sustitutivo de escribir historias. Y dirigir partidas de rol también, porque uno tiene que crear personajes y argumentos. Todo se sumó y el caso es que hace muchos años que no escribo una verdadera historia.
Y durante muchos años no me importó lo más mínimo. No lo eché de menos en ningún momento. Pero recuerdo que dejé una historia inconclusa. Se estaba haciendo más larga y compleja de lo que yo había previsto en un principio. Las historias largas son más difíciles. El otro día dí con ella por casualidad. Hay escritos seis folios manuscritos de lo que sería "el principio", y luego quizá otros seis o siete de diversos momentos relevantes por el medio y al final, sin contar un montón de anotaciones y resúmenes en una vieja libreta de ideas. En su momento estimé que al terminar ocuparía entre 15 y 20 folios, que no parece gran cosa, pero es muchísimo si se piensa que mi historia más larga tiene 6 impresa a un generoso tamaño de letra. Y con interlineado a 1,5 para más inri.
El caso es que la estuve releyendo y la verdad es que no es gran cosa. Pero está bastante perfilada y prácticamente queda sólo unir unos cabos. Me da rabia que se quede así y me entró un gusanillo terrible de ganas de terminarla. Quizá lo haga, aunque este es el peor momento posible: estos días estoy estudiando Comercio Exterior II y de aquí a setiembre mi tiempo no hará más que ir consumiéndose hasta desaparecer por completo. Pero me apetece. Me apetece. Igual lo hago. Pensaba poner aquí un pequeño fragmento de lo que ya está hecho (un sueño de un personaje), pero me parece que no tendría mucho sentido. Además, en el fondo no me gusta mucho casi nada de lo que hay... pero quiero terminar. La historia, por cierto, se llama "Cuestión de Ser". El título también tiene su historia, pero mejor lo dejamos para otro día...