viernes, 18 de enero de 2008

Grandes Bodrios del Cine: Soy Leyenda



Podría pasarme un buen rato tratando de explicar por qué Soy Leyenda es una puta basura, pero me lo ahorraré. Al fin y al cabo es algo evidente para todos y no hace falta insistir mucho en ello. Lo que me fascina de esta película es la demostración, una vez más, de que en Hollywood pueden joderlo todo de una manera grandiosa, definitiva y obscena.

Los que hayan leído la estupenda obra de Richard Matheson que es Soy Leyenda lo comprenderán perfectamente, pero me temo que un porcentaje desolador de gente que va al cine no lee ni a Matheson ni a nadie, asi que diré unas palabras. Y ahora vienen spoilers gordos, asi que si aún no has leído el libro, quizá quieras dejar de leer… si no has visto la película, mejor para ti.

Soy Leyenda va de un tipo que está solo en el mundo. Ha habido una extraña epidemia y toda la población mundial ha muerto…o, más exactamente, se han convertido en vampiros monstruosos que mueren si ven la luz del sol. El héroe se pasa la vida luchando, saliendo cada día a matar a esas alimañas vampíricas en que se han convertido los que fueron sus vecinos, buscando supervivientes, recogiendo provisiones, saqueando las bibliotecas, estudiando la manera de encontrar una cura, preguntándose por qué él es inmune, comiéndose el tarro, sufriendo, enloqueciendo poco a poco, volviendo cada noche a su casa, transformada en una fortaleza perpetuamente iluminada por focos inmensos, soportando insomne los aullidos de los vampiros que ante su puerta reclaman su vida. Hasta aquí, podríamos decir que la película incluso se parece.

Entonces, saltemos directamente al final. En el libro, después de muchas vicisitudes, finalmente el héroe cae tras años de encarnizada lucha. Los vampiros lo atrapan. Lo encadenan, lo meten en una jaula y se lo llevan a una de sus ciudades subterráneas, presumiblemente para matarlo. Mientras lo conducen hacia la muerte, el tipo mira a su alrededor. Y entonces ve a esos vampiros, a esa gente. Ve cómo viven. Cómo han reconstruido los despojos de vida que les quedaban. La extraña sociedad que han formado. Y lo que ve en sus ojos es sobre todo miedo. Miedo y odio hacia la criatura terrible que viene por el día, oculto por el sol cegador para arrancarlos de sus sueños y matarlos mientras duermen. Lo miran como mirarían a un monstruo de leyenda. En ese momento el protagonista comprende que está viendo a la nueva humanidad, que en el mundo ya no hay lugar para él, porque les pertenece a los “vampiros”: que el monstruo con el que asustan a los niños, en definitiva, es ahora él mismo. Y entonces, en sus últimos momentos, mientras sube hacia el patíbulo, pronuncia la frase que da título a la novela, cerrando una obra magnífica: Soy Leyenda.

Comparemos ahora este mensaje tan profundo con lo que ocurre al final de la película. En la película, el tipo encuentra una cura para la vampirez justo cuando los vampiros invaden su casa. En el último momento, la mete en un tubo de ensayo y se la da a la chica (claro, es Hollywood, tiene que haber una chica, cómo no), y se sacrifica heroicamente dejándose matar a manos de los bichoños para que ella pueda escapar. Ella escapa y en la escena siguiente va en coche por ahí y resulta que encuentra una especie de fortaleza defendida por soldados armados hasta los dientes. Y entra, y hay humanos viviendo felices y resistiendo contra el mal. Y les da la cura, asumimos que para que la propaguen y restauren a los verdaderos hijos de Dios sobre la tierra. Y una voz en off alaba a fulanito, que se sacrificó noblemente por el bien de la humanidad a la que amaba, y que esa era Su Leyenda.

PUES VAYA MIERDA. Y el que no esté de acuerdo, es que es gilipollas. Hala.

2 comentarios:

Robertrón dijo...

Pues solamente conocía el libro de oídas y tal... pero por lo que cuentas la película no es ni siquiera una adaptación del mismo. Si cambiar la historia por completo lo es, entonces una ucronía como "El hombre en el castillo" vale como versión personal de la SGM. A todo esto, me leería gustoso el libro si no fuese porque ya me has hecho un resumen estupendo, gracias.

Lo de "basura" no lo había dudado ni por un momento, de hecho y aún sin haberla visto, seguro que esa película es de las peores que no he visto.

Darth Seid dijo...

La película no es una "adaptación de", sino que "está basada en"... como suele pasar en el 100% de este tipo de cosas. Establecer comparaciones es absurdo. Hala.