martes, 21 de junio de 2005

Navegando

Leo en los blogs de Fiade varias cosas interesantes. Una de ellas, con la que estoy totalmente de acuerdo, tiene que ver con unos artículos sobre el universo Star Wars ( aquí y aquí también ), en las que se defiende el carácter bueno y justo del Imperio. Lo cierto es que en los primeros episodios se nos deja claro que la república no funciona y que los jedis no pueden mantener la paz y el orden. Algo había que hacer, y el bueno del canciller Palpatine se pone a ello como mejor sabe. Además, es bastante cierto que, en general, la llegada al poder de Palpatine como emperador no supone ningún problema para el ciudadano de a pie. Es un dictador, sí, pero un dictador más bien benigno. Y finalmente, el triunfo de la rebelión en el episodio VI parece muy bonito, pero nadie dice nada de los planes de gobierno que tienen para el ex-imperio. Probablemente, será una catástrofe que acabará con una guerra civil mucho más sangrienta todavía. En fin, seguid los links que os puse antes para leer toda la argumentación, tiene bastante gracia. Desde luego, lo que pueden llegar a hacer los frikis...
La otra cosa interesante es ésta. ¿Le habéis echado un vistazo ya? Bien. A mí me resulta fascinante todo lo que rodea a los juegos de rol multijugador en mundo persistente (en adelante, MMORPG), casi tanto como los juegos en sí. Nunca he jugado a ninguno y posiblemente me llevaria una decepción, sobre todo porque la mayoría no son verdaderos juegos de rol, sino que se tratan de mata-mata de lo más vulgar, algo así como el Diablo pero en mundo persistente. Mantengo la esperanza de que mejoren eso y algún día me animaré a probar alguno. Entretanto, me resulta increíble enterarme de las cosas que se dicen en ese artículo. Ya había oído hablar del tío que se cargó a un fulano porque tuvieron un rifirrafe en el juego a propósito de un objeto. Pirados siempre los hubo, y estoy más que dispuesto a creerme que hay gilipollas redomados dispuestos a pagar dinero de verdad a cambio de posesiones virtuales en el juego. Pero que me digan que el mercado real de bienes y servicios en MMORPGs llega a los 800 millones de euros anuales me parece... me parece... no sé cómo decirlo. De todos modos, más allá del hecho de que creo que cualquier persona capaz de pagar 600 euros reales por poseer en un videojuego una espada mágica es un poco subnormal (y un tramposo y un mezclador), también pienso que está en su derecho de hacer lo que le parezca con su dinero, y desde luego las leyes deberían protegerlo. Tal y como dice KaT, si alguien está dispuesto a pagar dinero por alguna cosa, es sin duda porque esa cosa tiene valor. Aunque, estrictamente, esa cosa no exista. Lo ideal es que cualquier disputa se resuelva dentro del juego, pero una vez que sale de él y llega al mundo real, es razonable esperar que las autoridades reales intervengan. Tal y como yo lo veo, la venta real de objetos ficticios no deja de ser un contrato al fin y al cabo, y como tal debe cumplirse según las normas establecidas por la ley. Parece ridículo, pero si algún imbécil paga a alguien para que le dé un objeto en un MMORPG y éste no lo hace, debería ser perseguido en el mundo real como estafador o ladrón (y en el mundo ficticio también, pero eso ya es otra cosa). En fin, ¿llegaremos a ver una reforma legal que tape el vacío que ahora existe al respecto?

1 comentario:

Diego dijo...

Bonita argumentación la de Star Wars, aunque parte de un error de base; el problema de la República está causado por el enrevesado plan de Palpatine. Eso de "La habilidad política y la firmeza del canciller Palpatín (...) no han sido suficientes para evitar la guerra." no tiene sentido. Lo único claro que extrae de todo el texto, es que, si razonas con aparente lógica, puedes demostrar cualquier cosa :D