sábado, 20 de agosto de 2005

Cuestión de Ser

Probablemente muchos sepáis que yo antes escribía cuentos en mis ratos libres. "Mis ratos libres" solía significar "cuando estaba en clase pasando del tema", aunque en alguna ocasión sí que lo hice en casa con verdadera voluntad y ganas, no por matar el tiempo en una clase aburrida. Dejé de hacerlo más o menos en cuanto fui dejando de tener ratos libres. Disfruto escribiendo, pero a veces es complicado y uno se come bastante el coco, asi que es fácil encontrar cualquier otra ocupación igual de divertida y más descansada. Y además, descubrí que también me divierte escribir por escribir, aunque no esté diciendo nada. Como la mayor parte del tiempo en este blog, vamos. En cierto modo, escribir aquí es como un sustitutivo de escribir historias. Y dirigir partidas de rol también, porque uno tiene que crear personajes y argumentos. Todo se sumó y el caso es que hace muchos años que no escribo una verdadera historia.
Y durante muchos años no me importó lo más mínimo. No lo eché de menos en ningún momento. Pero recuerdo que dejé una historia inconclusa. Se estaba haciendo más larga y compleja de lo que yo había previsto en un principio. Las historias largas son más difíciles. El otro día dí con ella por casualidad. Hay escritos seis folios manuscritos de lo que sería "el principio", y luego quizá otros seis o siete de diversos momentos relevantes por el medio y al final, sin contar un montón de anotaciones y resúmenes en una vieja libreta de ideas. En su momento estimé que al terminar ocuparía entre 15 y 20 folios, que no parece gran cosa, pero es muchísimo si se piensa que mi historia más larga tiene 6 impresa a un generoso tamaño de letra. Y con interlineado a 1,5 para más inri.
El caso es que la estuve releyendo y la verdad es que no es gran cosa. Pero está bastante perfilada y prácticamente queda sólo unir unos cabos. Me da rabia que se quede así y me entró un gusanillo terrible de ganas de terminarla. Quizá lo haga, aunque este es el peor momento posible: estos días estoy estudiando Comercio Exterior II y de aquí a setiembre mi tiempo no hará más que ir consumiéndose hasta desaparecer por completo. Pero me apetece. Me apetece. Igual lo hago. Pensaba poner aquí un pequeño fragmento de lo que ya está hecho (un sueño de un personaje), pero me parece que no tendría mucho sentido. Además, en el fondo no me gusta mucho casi nada de lo que hay... pero quiero terminar. La historia, por cierto, se llama "Cuestión de Ser". El título también tiene su historia, pero mejor lo dejamos para otro día...

1 comentario:

RhyssFen dijo...

esperaremos impacientes tu narracion :D