jueves, 29 de septiembre de 2005

Esperando Sentencia

Como hace más de una semana que no actualizo, ya debe de ser evidente para todo el mundo que estoy en una especie de semivacaciones. Y es que en cuanto aparecen cosas mejores que hacer, sitios a los que ir, y buena gente con la que estar, tiendo a desatender esto.
Para los que no hablen conmigo con frecuencia, diré que estoy esperando la nota del último examen de la carrera, que a día de hoy todavía no ha salido. Se está empezando a hacer de rogar. Después de hacerlo, me tomé una semanita de vacaciones relajadas, sin hacer nada en particular, saliendo por ahí y leyendo cosas todo el día... aunque de momento no he leído nada más que pueda considerar candidato a lo mejor del año. Ayer mismo, por ejemplo, he terminado el volumen 3 de la Saga del Retorno de Orson Scott Card. "Las Naves de la Tierra", se llama. Pues bien, el libro es francamente mediocre, aunque de vez en cuando se pueden ver unas pinceladas de genio de su autor, que ha ya alcanzado la inmortalidad con la saga de Ender. Quizá su problema sea justamente esa insistencia obsesiva en escribir sagas. ¿Qué tienen de malo las buenas y viejas novelas, de las que empiezan y terminan en el mismo libro? Estoy hasta los huevos de las sagas, la verdad. Lo peor de Las Naves de la Tierra es que Card cae de lleno en la sensiblería ñoña que tan peligrosamente bordeaba en algunos momentos de sus otras obras, como Maestro Cantor, por ejemplo... aunque Maestro Cantor es un libro excelente. Además, y en contra de lo que ocurría en todos los demás libros que he leído de este tío, hay todo el tiempo un tono moralista y devoto de Dios Nuestro Señor que deja traslucir excesivamente su fe mormona. Vamos, que no me ha gustado mucho, aunque tampoco puedo decir que sea una basura.
En otro orden de cosas, estos días estoy echando una mano a un amigo con el inventario de su tienda online (que no debéis dejar de visitar! www.frikidonia.com ). No sería un coñazo si no fuera porque de vez en cuando aparecen series de 38 números, como Ranma 1/2. La verdad es que voy camino de convertirme en un experto en el catálogo de Glenat. Y lo peor es que aún no he encontrado algo que me llamara mucho la atención...
Además, la semana que viene posiblemente empiece unas prácticas en una consultora. En realidad me han llamado ya para empezar, pero yo no lo veo nada claro porque, aunque el trabajo parece (y subrayo parece) de lo más interesante y estimulante, no se ofrece remuneración alguna. ¿Es que es verdad que no se puede tener todo? En fin, ya veremos lo que pasa, como tengo nada mejor estoy dispuesto a currar gratis a media jornada... mientras no se prolongue el tema por mucho tiempo, claro. El lunes he quedado en pasar por la oficina y a ver qué me cuentan. Entretanto, a seguir esperando la sentencia de Operaciones.

No hay comentarios: