miércoles, 4 de enero de 2006

Adiós 2005, hola 2006

2006 ha llegado como un compromiso que hay que cumplir, y viene cargado de interrogantes y de promesas. Es la primera vez en mi vida que no tengo ni la más remota idea de lo que acabaré haciendo durante el año. Supongo que, técnicamente, todo es posible. Aunque aún no tengo noticias de la famosa asignatura que me falta para terminar la carrera, ya está hecho todo lo que había que hacer, así que me tomaré el último mensaje de la profesora (“no te preocupes”) al pie de la letra y empezaré a considerarme licenciado. Ya era hora, por otra parte.

La noche de fin de año ha sido extraña, y en ella he leído presagios oscuros pero tranquilizadores. Algo así como que aunque sea todo un desastre, siempre puede acabar bien. Ahora mismo estoy (más o menos) de vacaciones tras terminar las prácticas y me gusta pasar el día en casa escuchando música y leyendo. Pronto tendré que empezar una nueva lista, Lo Mejor de 2006, y pronto, también, será la ceremonia de entrega de premios a la edición de 2005. Me gustaría tomarme tiempo y hacer algo especial, pero da tanta pereza a veces… por eso de vez en cuando viene bien leer algún mensaje de reclamación como el de Slesnor, que no tengo ni idea de quién puede ser pero le agradezco que esté ahí.

Para empezar 2006, ayer me ha dado el punto de ir al cine con Alberto. Hemos ido a ver Doom (mis disculpas a aquellos con quienes había medio quedado para ir otro día, pero fue una arroutada). Para alguien como yo, que no va mucho al cine y casi siempre se queja de las malas películas, ir a ver Doom es un completo despropósito. Pero de alguna manera, se lo debíamos al videojuego. Y teniendo en cuenta que jamás pagué un duro por las muchas horas de horror y diversión que ese juego me proporcionó en la adolescencia, no me arrepiento de haber pagado la entrada. Lo veo más como un sacrificio honorable.

Y sí, efectivamente: Doom es justo lo que parece. En su descargo podemos decir que no engaña a nadie. Si vas a ver una peli adapatada de un videojuego de tiros sin argumento y protagonizada por The Rock, luego no puedes quejarte. De todos modos, a mí me hubiera gustado ver más homenajes al juego. Monstruos, sobre todo. En mi opinión, es una lamentable oportunidad perdida el no haber incluído un Cyberdemon en la peli, el único personaje de videojuego que me ha provocado auténtico y genuino terror. Debería ser la piedra angular en torno a la que levantar la película. Total, no hubiera sido peor y los fans se hubieran quedado más contentos. Pero bueno, me callo ya que no quiero hacer spoilers. Aunque tampoco hay mucho que spoilear…

Próximamente, la entrega de premios. Que paséis un feliz 2006!

2 comentarios:

slesnor dijo...

Es la primera vez que me nombran en un post, no se que decir... ah, sí!: pero que películas vas a ver al cine??...jeje

Recomiendo: Spinal Tabs (si quieres reirte). Rompiendo las olas (si quieres llorar). Reservoir dogs (un clásico de acción).

Bicos y apertas

Alberto Iglesias Lorenzo dijo...

doooooooooooooooooooom