viernes, 6 de enero de 2006

Y el ganador es... George RR Martin por Canción de Hielo y Fuego


¡Tú y yo lo sabíamos! Martin se lleva, merecidamente y por unanimidad, el premio literario más prestigioso del año gracias a su serie Canción de Hielo y Fuego, cuyos libros publicados en castellano bien podrían haber ganado algo en sí mismos. El jurado ha estado encerrado mucho tiempo entre serias deliberaciones, y es que se dudaba de lo apropiado de premiar a una serie inconclusa, pero al final la calidad de la obra terminó de convencer todos los integrantes. “¿Calidad?”, se preguntarán algunos. Pues sí.

Porque claro, cuando uno ve que se trata de fantasía y que es una serie de libros muy gordos con esas portadas tan horribles y horteras de la editorial Gigamesh, resulta muy difícil tomárselo en serio. Yo, de entrada, pensaría que son una basura, igual que todo el resto de las series de fantasía en general. De hecho rechacé leerlos durante un montón de tiempo, obedeciendo a mis prejuicios. Los prejuicios no suelen fallarme, pero esta vez se equivocaron. Canción de Hielo y Fuego es el máximo exponente de su género, pero su género no es fantasía épica, sino folletín. Desde luego no es épico, y no es una epopeya como lo era El Señor de los Anillos o como pretenden serlo muchos abortos literarios del género. La etiqueta “fantasía épica” es un estigma que arrastramos desde Tolkien y que nos convendría olvidar; lo fantástico abarca demasiadas cosas pero al mismo tiempo no lo abarca todo. “Fantasía” o “ciencia-ficción” son supergéneros que abarcan a todos los demás, un barniz que los cubre. Uno puede hacer un drama o una comedia en fantasía o c-f, y no por ello deja de ser, en esencia, un drama o una comedia. Cualquier otra consideración es cliché.

Así pues, estaremos de acuerdo en que Canción de Hielo y Fuego es un folletín. Para muchos ignorantes, eso significa asumir que se trata de una obra de simple entretenimiento que recurre a trucos efectistas para lograr emoción y mantener el interés. Lo curioso es que no se equivocan en eso. Se equivocan en asumir que sólo por eso ya se trate de una obra de inferior mérito o calidad, menos digna de atención que algo más “serio”. El error es pensar que como los culebrones venezolanos son folletín, todo el folletín es como un culebrón venezolano. Porque Alexandre Dumas no es como Boris Izaguirre, y Edmundo Dantés no es como Carlos Alberto (siempre hay un Carlos Alberto).

Si alguien no está de acuerdo con esto, debería revisar su escala de valores. Uno puede decir “eh, este tío acaba los capítulos en lo mejor para dejarme con ganas de seguir leyendo” o “vaya, este giro argumental tan inesperado es para descolocarme y aumentar mi interés”, o incluso “demonios, esta muerte dramática de un personaje principal da una gran carga emotiva a todo”; pero lo que uno no puede hacer es decir “bah, son recursos facilones”. La elegancia nunca es fácil, amigos. Hay mucho de todo esto en Canción de Hielo y Fuego, pero también hay elegancia y oficio. Hay personajes sólidos, con carácter propio, con ideas propias, casi con alma, cuyas conversaciones vertebran la obra. Hay una narración precisa, firme y clara, al servicio de la historia. ¿Por qué debería ser más brillante? Si Martin fuera futbolista, cierto que no sería Ronaldinho, pero sí podría ser Buffon o Casillas. Vamos, que no regatean a toda la defensa rival ni marcan con arte, pero no dejan de ser los mejores porteros del mundo. Al César lo que es del César, dijo aquel. Martin seguramente sea el mejor en el género, y lo demuestra en cada libro de la serie. La diferencia entre Canción de Hielo y Fuego y cualquier serie entretenida y olvidable es la misma que hay entre Hamlet y un telefilme de sobremesa de Antena 3.

En definitiva, creo que Canción de Hielo y Fuego no es sólo lo mejor que he leído en todo 2005, sino que es de lo mejor que he leído jamás. Si no la conocéis, probad el primer libro, Juego de Tronos. Si al terminarlo no deseáis compulsivamente leer el siguiente, por favor, venid a explicarme por qué. Si la conocéis, sabréis que todo lo que dije es verdad. Si pensáis que no, comentadlo, hostia, que para eso está la opción.

En todo caso, felicidades a George Martin por el premio. Y que se cuide mucho (al menos hasta que termine el último libro).

28 comentarios:

Zabu dijo...

No te falta razón.
Tampoco te faltan argumentos.
(ni sabiduría para esgrimirlos)
No te faltarán apoyos.

Todo lo que dices es cierto, y de hecho yo lo comparto, pero plantéate esto:
¿son las características que ves alabables las que han hecho que te guste el libro o ha sido el libro al gustarte el que ha hecho que alabes sus características?
¿Has encontrado esas características en libros que no te hayan gustado?
¿Te han gustado libros cuyas características no fuesen del otro mundo?

No pretendo demostrar nada, es que yo me lo planteo y me gustaría saber tu opinión (y la de otros).

Creo que hay que olvidar los estilos y los géneros como conceptos sin sentido en el sXXI y apreciar las obras en su singularidad... y sobre todo en la singularidad de cada uno de los que la disfrutan (tal obra para tal persona en tal momento)... me explicaría mejor pero creo que éste no es mi blog :P

Buff, ya se me está yendo la olla... mis disculpas!

(PD: ¿Crimen y castigo también es folletín?)

Waznei dijo...

Pues sí, me han gustado libros que, objetivamente, no eran nada del otro mundo. Es normal, no todo tiene por qué ser excelente siempre. Happiness (TM) sería un buen ejemplo, y mira que estaba nominado al premio de 2005. Me lo pasé bien leyéndolo, y ya está.

Lo demás es como preguntarme si me gusta porque es bueno o es bueno porque me gusta. Siempre le puedes dar la vuelta a esas cosas. La Canción me gusta, y además tiene virtudes sobresalientes. No sabría decir qué va primero. Sin esas virtudes, quizá se quedaría solo en una lectura entretenida, en un libro que te llevas al baño cuando vas a cagar. Pero las tiene, y creo que por eso es una serie memorable.

Otra cosa que habría que matizar es eso de si he visto esas "características" que dices en libros que no me hayan gustado. A menudo he visto intentos o pretensiones, pero no es lo mismo hacer algo que hacerlo bien. Muchos autores buscan el efectismo igual que Martin, pero no lo logran con la misma maestría. Por otra parte, hay libros como Tiempo de Silencio, de Martín Santos, que tengo que reconocer que son muy buenos, brillantes, y sin embargo no me gustan nada.

Crimen y Castigo no es un folletín, porque no tiene vocación de serial.

Por cierto, tras comentar esto con Fernando, que al parecer no se molesta en escribir nada aquí, reconozco que la saga sí tiene tintes épicos, pero sigo resistiéndome a considerarla como una obra épica. Seguramente acabará siéndolo, pero de momento nones.

Y me estoy preguntando qué leer ahora mismo... ¿alguien me recomienda algo digno de inaugurar la lista de 2006?

Escipión dijo...

Bueno, ya que se me censura por callarme las cosas, allá va el argumento comentado y no escrito:

Personalmente, sí considero que La Canción sea una saga épica, y para afirmarlo me baso en que el trasfondo de la saga, lo que le da el título, es el enfrentamiento maniqueísta entre las fuerzas del mal y el bien, encarnadas respectivamente en el Hielo y el Fuego. Claro que también es una saga folletinesca, pero una cosa no quita la otra, y quizá parte de su éxito sea su capacidad para compaginar ambos aspectos con naturalidad.

Sobre lo que comenta Samuel de la singularidad de la obra y el lector, cabe destacar un factor bastante poco habitual: la inmensa mayoría de las personas que han leído La Canción han quedado fascinadas por la obra. No digo simplemente que les haya gustado, lo habitual es que hayan alcanzado un grado de interés muy superior al que generan las clásicas sagas de fantasy. Queda por comprobar cómo reaccionarían las personas normales (bueno, no frikis) ante ella, pero si ya suele ser difícil convenverles de que lean algo normal, mucho más para una cosa que empieza con unos espectros organizando una matanza.

Crimen y castigo no es un folletín, es una novela introspectiva con un único protagonista relevante. Vamos, lo absolutamente opuesto. No pasa nada, la mayoría de los personajes carecen de interés, y si la terminé de leer fue porque los detalles costumbristas resultaban muy interesantes, porque la trama es un ladrillo. Personalmente, la meto en el saco de esas novelas que seguro que se clasifican como clásicos de la literatura universal por resultar totalmente faltas de interés para el público en general, para regocijo de culturetas y gafapastas: Crimen y castigo, El viejo y el mar, El guardián entre el centeno, Los episodios nacionales... si podéis, evitadlas.

Y después de estas no-recomendaciones, la sí-recomendación solicitada para la lista de 2006: la saga de Vlad Taltos, de Steven Brust. Creo que muy pocos de los lectores de este blog la habrán leído, y ya va siendo hora de enmendar ese error. Está disponible para préstamo en la biblioteca pública de la calle Mazarico, por si hubiese algún interesado.

Anónimo dijo...

Dos cosas.

Una: "Crimen y castigo" es ENORME, una obra maestra no ya de la literatura, sino de la psicología. Se aprende más del retorcido cerebro humano en esa novela que en buena parte de las payasadas que se oyen/leen/dicen/escriben acerca de la psicología como ciencia. El desarrollo del personaje es magnífico, sencillamente.

Dos: interesante es para mí que en "Canción de Fuego y Hielo" Martin huye del narrador omnisciente, omnipotente y omnipesado que aparece en prácticamente todas las obras del género. Ya era hora, joder, que en el S. XX se avanzó algo en eso, digo yo. Por otro lado, que no es épica ni maniquea, no te lo crees ni tú. Quizá lo último algo menos que la media, pero vaya, es la clásica lucha del mal contra el bien, me temo. Sólo me lo temo, hay tiempo para que Martin se pase también por el arco del triunfo esta convención también.

Ya que estamos, otra tercera cosa, los libros de Vlad Taltos... están bien, pero personalmente pienso que leído uno, leídos todos. Personalmente, ojito, por ello sí ratifico la recomendación. Yo de hecho me los tomaría en plan sátira total del género, cosa que como en todos los géneros, hace falta.

Hala, saludos.

Roberto

Escipión dijo...

Sr. Romero, léame usted bien: precisamente lo que afirmo con toda rotundidad es que ASoIaF es épica y maniquea, en contra de opiniones anteriores sobre que no lo es. De hecho, estoy orientando mi saga de AGoT con esos dos conceptos en mente.

Y sobre que Vlad Taltos es una sátira del género fantástico... ¡por supuesto que lo es! Steven Brust es el Gigatron de la fantasía, y como tal se le debe rendir culto.

Zabu dijo...

Crimen y castigo es folletín:

folletín.
(De folleto).
1. m. Escrito, insertado a veces en la parte inferior de las planas de los periódicos, que trata de materias ajenas a la actualidad; como ensayos, novelas, etc.

(DRAE)

Fue escrita por entregas y publicada como tal en un periódico en 1866.

En cuanto al grado de interés despertado por Canción de Hielo y Fuego, se me ocurren matices a lo que dice Fernando de "excepcional en todas las personas que lo han leido". Realmente creo que es una cosa grupal y ni siquiera unánime dentro del grupo. Además creo que influye en gran medida el hecho de ser una obra inconclusa, lo que permite pasar horas rayando y que la bola de nieve empiece a rodar. Otro claro ejemplo de técnica folletinesca (que yo disfruto).

Y seguiría dando la vara, pero como ya dije antes, este no es mi blog :P

Waznei dijo...

Bueno, pero el DRAE también dice que:

2. m. Tipo de relato propio de las novelas por entregas, emocionante y poco verosímil.

Con lo cual Crimen y castigo no cuela como folletín.

En cuanto a lo del maniqueísmo, pues vosotros me contaréis. Se supone que sí, que hay como un nosequé de seres malignos o algo, pero de momento la serie va de unas familias nobles que quieren satisfacer sus ansias de poder, y se buscan la vida para ello. No hay personajes de una pieza (bueno, Gregor Clegane es un tipo despreciable, pero uno de tropecientos no importa) y el rollo ese de las fuerzas del mal contra el bien se queda en las solapas. Por suerte, añadiría yo. Aunque al principio engaña un poco, no tardas en comprobar que no hay personajes buenos y malos. Probablemente cuando avance más la serie sí haya más de eso, pero de momento nones.

En cuanto a la épica, es una épica de andar por casa. Yo diría más bien que hay momentos épicos, y no un tono épico constante.

Zabu dijo...

2. m. Tipo de relato propio de las novelas por entregas (...)

Repito: Crimen y Castigo es una novela y se publicó originalmente por entregas... XD

"Con lo cual Crimen y castigo no cuela como folletín."

Eso, eso. Teniendo dos acepciones ignoremos la que NO nos interesa. Total, la que SI nos interesa también nos contradice y vamos a hacer la lectura que nos de la gana, verdad? XD

Ah, qué maravilloso poder el de estar en posesión la Verdad Absoluta... nos sirve para vencer a las Siniestras Fuerzas de la Realidad!!!

XD XD XD

Waznei dijo...

Coño, lo de coger sólo la acepción que le conviene es lo que estás haciendo tú! Poner unos puntitos entre paréntesis no hace desaparecer el resto de la frase chaval. Además, por mucho que se publique por entregas, CyC sigue sin tener todas las demás características fundamentales del género folletinesco. Supongo que lo habrás leído asi que sabrás a qué me refiero. El Señor de los Anillos también se ha publicado por entregas (3 entregas, sí) y tampoco es un folletín. Es más, aunque no tengo datos al respecto, apostaría a que CyC se publicó por entregas por imposición editorial (y es que no creo que en la época hubiera mucho mercado para libros de 500 páginas).

Por otra parte, las recetas de cocina que vienen en las revistas también son por entregas, y tampoco son folletín. "folletitos", quizá, "folletín", desde luego no.

Lo de estar en posesión de la Verdad era coña, claro, pero el hecho es que una vez más, yo tengo razón y tú te equivocas.

Zabu dijo...

Los puntitos obvian lo que consideré subjetivo y que no ayudaba a esta conversación: Lo emocionante y (poco) verosímil de la historia. Pero vamos, si quieres los metemos: Yo sí lo considero emocionante aunque no sea heroico ni emotivo, y la verosimilitud de la historia... vale, no aparecen elfos, pero no la veo muy verosímil (no confundir con posible).

El género folletinesco tiene por características aquellas mencionadas en su definición. Así que sorprendiéndome mucho habría que aceptar a las recetas de cocina como folletín (otra pregunta ¿son literatura?)

De lo que leí en algún artículo sobre CyC el tipo no lo escribió como obra completa si no que fue escribiendo por entregas desde el principio, pero eso es un dato basado en mi memoria. De todas formas, aunque fuera por imposición, el caso es que hizo lo que hizo, publicar por entregas.

El SDLA no se publicó en periódicos,
Y ya se que "posesión de la Verdad" es una coña, y "Siniestras Fuerzas de la Realidad" a mi me pareció gracioso como para que tú te lo tomaras como tal y con esa intención lo escribí. No creo estar equivocado y lo de una vez más... no recuerdo la anterior.

Por mi parte me contestas y trasladamos la conversa a una mesa del Hipólito, que creo que nos estamos enzarzando en un tecnicismo no tan importante, hasta el punto de malinterpretar intenciones.

Por otra parte, estoy de acuerdo con Fernando en que mucho "clásicos" la literatura son un peñazo, pero no creo que lo sean por snobismo. CyC hace un retrato de la época inigualable ¿no es suficiente razón (yo creo que hay muchas más)? Para mi El guardián entre el centeno es mediocre y plasta en mil aspectos, pero para Taboada merece la opinión contraria, así que habrá algo en lo que yo no caí cuando lo leí (despues de todo yo no poseo la Verdad Absoluta ;)

... o eso o se da lo que comentaba del "obra-lector-momento" como hecho único.

Waznei dijo...

Creo que te confundes en un detalle importante. El DRAE no tiene vocación de enciclopedia; por eso, se limita a definir acepciones de "folletín", pero no se explaya en cuanto al género folletinesco, que es de lo que en realidad estamos hablando tú y yo. En realidad la definición no cita las características del género folletinesco. Fijémonos bien (otra vez):

2. m. Tipo de relato propio de las novelas por entregas, emocionante y poco verosímil.

El tipo de relato propio de las novelas por entregas tiene una serie de características definitorias que no tienen que darse siempre y tampoco se excluyen mutuamente. Aunque no se publique por entregas, un tipo de relato propio de las novelas por entregas sigue siendo un folletín. A la inversa, pueden existir relatos publicados por entregas que no son propios de las publicaciones por entregas (como Crimen y Castigo). Creo que no contradigo en ningún momento la definición, y además me acerco más a su espíritu que haciendo una interpretación literal. Haría falta consultar una fuente más exahustiva o especializada en literatura para ser más precisos.

Evidentemente, las recetas de cocina no son literatura tal y como solemos entenderla. Serían, en todo caso, literatura culinaria. No me ha dado por ir al DRAE, pero si pone algo en plan "texto escrito" y lo interpretamos al pie de la letra, tendríamos que considerar que sí, claro.

A mí Crimen y Castigo me parece una obra brillante de prosa exquisita, y no me sorprende lo más mínimo que se considere un Clásico Universal. Algo aburrida sí que es. De hecho tengo que confesar que ni siquiera terminé de leerla, porque cuando me fui a Francia me dejé el libro en España y a la vuelta, un año después, no me dió por retomarla. Apasionante no era, no.

El "una vez más" era el 20% de exageración que hay que restar a lo que digo. Esta vez prescindiré de ese recurso, porque voy tan sobrado que no me hace falta echar por fuera.

EL que no debe ser nombrado dijo...

PUEAS A MI NO ME GUSTA

Así de simple lo siento pero tenía que decirlo y no me gusta por múltiples motivos:

1.-es un folletín: no me gustan las telenovelas, ni los folletines. Si no aguanto topacio ni la loba herida esto tampoco lo soporto. Exactamente los mismos recursos pero que en vez tener ranchos tiene castillos y en vez de pistolas espadas. La cosa sigue siendo la misma, se basan en sustos chorras para engancharte y claro después de leerte 1000 paginas no puedes con el alma.

2.-Engancha: utiliza trucos de telenovela para atraparte en sus redes uan vez dentro te conviertes a la secta. Ignorante de mi solo leí 300 paginas de la primera novela, y lo deje cuando me hizo 3 veces la jugada del susto chorras, en ese momento dije basta ya que yo no estoy pa que me puteen, pero claro en la fiesta de cumpleaños de alguien, un sujeto indeterminado dice ”pero con 300 paginas no has leído nada a partir de el segundo libre empieza lo interesante” y claro yo me quedo a cuadros porque claro es como si te viene alguien y te dice: “betty la fea a partir del capitulo 80 despunta y es la ostia si no ves asta el capitulo 80 es como si no hubieras visto nada” y razón no le falta después de 80 paginas de telenovela tienes que estar enganchado fijo.


3.-Efecto bola de nieve: De una Gran novela en una situación normal tu vas te la lees y dices que bueno esto y lo otro o esta bien, peor aquí no aquí se genero el efecto de folletín pero en bruto o sea la gente se lee la primera novela y espera a que le pasen la siguiente con los mil sustos acumulados rallándose la cabeza con que pasara. y claro se encuentra con alguien en su misma situación y que hacen ponerse a discutir de que pasara , tal cual haría una Maruja en la compra comentando el capitulo de “Pasión” pero claro eso genera mucho revoloteo y lo hace mucho mas interesante porque te estrujas el cerebro con el que pasará.

Y el caso es que a pesar de todo esto a mi la novela me parece muy interesante la ambientación esta muy bien y los personajes son muy divertidos pero jamás la ensalzaría en una obra literaria cumbre simplemente es terriblemente entretenido y perfecto para nosotros su publico objetivo. Pero a mi no me gusta claro, no me gusta el estilo, así que, ahora esta en mi pda, pagina 300 y algo, y la leo cuando estoy realmente aburrido, y totalmente imposibilitado de hacer cualquier otra cosa, por ejemplo en la sala de espera del dentista, el otro día me leí un par de paginas de la charla entre el padre Stark y el Rey antes de partir de invernalia.

Aquel cuyo nombre no puede ser nombrado.

P.D.: Fernando no me expulses de la partida de juego de torno por mis impías palabras.

Anónimo dijo...

Escipión, nada más lejos de mi intención, como verá usted estoy de acuerdo tanto en lo del maniqueísmo (si bien no tan patente como en otras tan cacareadas obras, pero... cuidadín, pecadores, que aún faltan un par de tochos, hay tiempo para todo) como en que es una obra épica hasta las trancas. No heroica, quizá, sí épica. Y cada vez, más.

Dicho esto, creo que todo jugador de AD&D haría bien en echarle un ojo a Vlad Taltos, por aquello de reírse de sí mismo y tal.

PD: Tengo dos juegos (juegazos, por lo que se me ha comentado) en miras, ambos de tablero: "El Grande" que me compraré seguro segurísimo, a quién no le apetece ser un Grande de Espannia y sojuzgar las Vascongadas o aplastar Granada? Aunque no haya violencia, la cosa suena apetecible; y "Puerto Rico" un juego de estrategia económica y esas cosas. Si alguien supiese algo de ellos, por favor lo comente por aquí.

Hala ricos, un abrazo.

Roberto

Zabu dijo...

Berni, tu blog es el auténtico foro irmandinho:

Roberto,
El Grande
http://www.boardgamegeek.com/game/93
Puerto Rico
http://www.boardgamegeek.com/game/3076

El que no debe ser nombrado,
Gracias por desarrollar mi teoría de la bola de nieve, estoy plenamente de acuerdo con tus tésis.
A todo esto, Lord Voldemort, pda, no-fan de Juego de Tronos... eres Josito FIJO!!! (lo único que me hace dudar es la escritura).

Berni,
tienes razón. Vente al Dragons hoy a las 20:30, anda. Y avisa a quién se te ocurra.

Anónimo dijo...

Gracias, ya conocía la página esa, de hecho "El Grande" ya lo he examinado a fondo, lo tienen en un bar aquí al lado y estuve curioseando, leyéndome las reglas, preguntando al camarero, tal y cual. Habría que traducir un mazo de cartas para jugar, eso es todo, más que asequible. Pero creo que "Puerto Rico" incorpora texto en las propias fichas, por eso me interesaría saber si existe una edición en castellano o si la americana es localizable en Espannia, ya que en ese caso paso de comprármelo aquí. Donde por cierto lo ponen por las nubes, tiene muy buena pinta.

Roberto

Jesus Gonzalez Requena dijo...

Canción de Hielo y Fuego es un realto que no pretende acabar nunca, se enrosca sobre el deseo del lector y mientras lo tiene atrapado se reproduce indefinidamente enroscándose a su vez sobre si mismo, sobre sus personajes, sobre sus anécdotas narrativas.

Dificil tarea reproducirse indefinidamente y a la vez mantener el deseo del lector constantemente atrapado. Para lograr lo segundo recurre a todas las técnicas del impacto espectacular: apelación a todos los fetiches de la cultura popular, planificación ágil, estructura narrativa compleja, orquestada sobre múltiples personajes enlazados en una intensa red de conflictos, secuencias muy breves.

Lo primero lo logra a través de un mecanismo bien sencillo: el agotamiento de todas las posibilidades combinatorias tanto en lo tocante a la trama como al diseño de los personajes: sometimiento a todo tipo de transformaciones para facilitar las combinaciones anteriores - cambio, o inversión, de objetos de deseo, transformaciones periódicas de su caracter, de su conducta moral y... cuando es necesario- y , tarde o temprano, todo será necesario para que CdHyF pueda seguir reproduciéndose- mutación absoluta vía crísis psicológica - a veces bajo la forma de amnesia galopante- y, en el extremo, renacimiento, tras una muerte más o menos aparentemente definitiva.

Nos encontramos en suma, ante una perversión cancerígena del relato: todas las combinaciones(todas las alianzas, todos los conflictos) todas las transformaciones posibles son tendencialmente realizadas. Pero a un precio muy alto: el agotamiento de las elecciones narrativas posibles vacía cada gesto, cada acto, y finalmente, al personaje que lo sustenta, de todo sentido.

Es la conversión del universo narrativo en un universo incestuoso: tal es pues, necesariamente, la condena de un relato que pretende prolongarse indefinidamente . He aquí la prueba, ad absurdum, de la necesidad de cierre del relato como el corte que hace posible su funcionamiento simbólico, En su ausencia el universo narrativo se vacía de toda estructura significante para convertirse en un universo viscoso y caótico sólo habitado por una profusión de rfagmentos de espejos - recordémoslo: en su infinita transformación, los personajes se ven condenados a una progresiva indifeenciación, a una final identidad.

Stereotopffer dijo...

Bueno lo de Jesus lo escribí yo :-D . Me explico ahora.

Es un fragmento resumido del libro "El discurso televisivo: espectáculo de la postmodernidad" de la Ed Cátedra, colección Signo e imagen.

En realidad es una descripción del formato de la telenovela. Desde luego para Jesús es un formato repugnante, para mi no tanto.

Tanto como los telenovelas como canción de hielo y fuego pretenden una única cosa, entretener a un público objetivo, en ambos casos lo consiguen (de forma más o menos satisfactoria).

Pero precisamente esa falta de significación que señala el amigo Jesus es lo que le resta a ambos formatos (folletín y telenovela) para convertirse en alta literatura, en arte vamos.

Y oiga, que no ser arte es algo muy digno, no se vayan ustedes a pensar.

Por eso para mi CdHyF o Transmetropolitan u otras no jugaban en la misma división que Hicksvile o Ayako (que desde mi pto de vista Sí son arte), ya que unas pretenden simplemente entretener y las otras pretenden comunicar (y no necesariamente entretener, aunque se agradece que tb lo hagan).

Ahora claro, hay que hacer una aclaración, sustituí culebrón por CdHyF sin hacer (apenas) cambios y está claro que aunque la obra de Martin es descrita en muchas ocasiones por las palabras del colega Jesus, tb es cierto que en muchas otras no. Concretamente en lo que se refiere a la reproducción indefinida, supuestamente esta saga tendrá un final. Y digo supuestamente, porque a mi juicio el riesgo al que se enfrenta Martin es al de reproducir pto por pto y coma por coma la descripción dada en el mensaje anterior... ¿habrá secuelas a esta saga, habra precuelas? y lo que es más importante ¿cuantos cambios radicales más soportaran los personajes sin convertirse en seres insulsos, cascarones sin vida?

Y ahora lanzo otra reflexión, si el innombrable es realmente Josito yo le pregunto; ¿es cierto que la fórmula de telenovela es lo que te repugna de esta obra o es una pretensión de esnobismo?

Si la respuesta es positiva "Sí es la puta fórmula de las telenovelas lo que me repunga"; reflexiona conmigo ¿has probado a sustituir en el mensaje anterior donde poné canción de hielo y fuego por tu querido género de superheroes? ¿a qué ahora encaja hasta lo de la reproducción indefinida, a qué hay pocas cosas ademas de la telenovela que encajen mejor en esa definición?

¿sigue tu respuesta siendo la misma?

Zabu dijo...

Otia, Miguel, qué bueno...

Pero ahora yo me pregunto: ¿si Jose es ese ser perverso capaz de tragarse culebrones superheróicos por qué no le ha gustado CdHyF? ¿será que CdHyF es AUN peor que las sagas de superhéroes en su faceta telenovelesca?

Sólo estoy rizando el rizo, personalmente prefiero CdHyF a los superhéroes.

Por otra parte, ¿nos gustaría tanto CdHyF si en vez de reinos y espadas fueran ranchos y escopetas? ¿o empresas y opas hostiles? ¿o juicios y testigos sorpresa?

Tanis dijo...

Bueno, sí, que está muy bien, pero reconozcamos que a otras obras no les concedemos 300 páginas para que "empiece lo bueno" o para que "la historia comience a moverse".

Personalmente, no tengo tiempo para leer CdHyF ahora mismo, y me jode terriblemente que una novela supuestamente tan elaborada no arranque hasta despúes de chorrocientas páginas. Puede que cambie de opinión (es muy posible, de hecho) cuando consiga hacer algo de tiempo y me pueda poner a leer Juego d e Tronos con tranquilidad. Seguro que si, que es la ostia en prosa, y que me va a encantar, y todo eso.

Pero difícil va a estar que me bajen de la burra de que si realmente la acción medio empieza casi al final del primer libro, son demasiadas páginas para arrancar. Y de momento, no diré nada más sobre el tema hasta poder leer el primer tomo al menos.

PD: cada uno tenemos nuestras fobias y nuestras filias, y no porque a uno se le ponga más dura con un género u otro tiene más o menos razón.

Stereotopffer dijo...

Aclaro que yo no tengo nada ni en contra de la fórmula folletinesca, ni de los superheroes a priori (aunque si opino que el género de los hombres en mallas así en general ha caído en general en unos vicios malsanos repetitivos y poco sugerentes).

Es posible que no nos gustase tanto CdHyF si fuese de otro género, porque como he dicho está dirigida a un público objetivo, eso, me temo, no es ni especialmente bueno, ni especialmente malo. No creo que tenga la menor importancia.

Sobre que le gusten más los supes a Jose que CdHyF es perfectamente posible, pero no por las razones que alega, porque como hemos visto los supes comparten más con las telenovelas que la propia CdHyF. Igual tiene más que ver con las filias y las fobias de las que habla Tanis.

Sobre que CdHyF tarda mucho en arrancar (hasta el final del primer libro, por qué?!!!) a mi no me lo parece y personalmente jamás le daría una oportunidad a un libro que fuese así. Creo que en ese sentido CdHyF es mucho más ameno y menos denso de lectura y con más acción que la GRAN VACA SAGRADA FUNDACIONAL en la que realmente no pasa nada digno de mención para la trama hasta después de los túmulos. Si es cierto que CdHyF va subiendo de ritmo y tensión a medida que pasan páginas para volver a deshincharse para volver a hincharse, vamos como las telenovelas, pero eso no quiere decir que no arranque hasta el final del primero!!!

Zabu dijo...

Yo no sé quién dijo que no pasaba nada en 300 páginas... sinceramente a mi me engancharon ya las 2 primeras. Cierto es que soy muy fácilmente enganchable a cualquier cosa, pero coño! que sí que pasan cosas!!

En la Gran Vaca no sólo no pasa nada hasta después de los túmulos, sino que primero hay un bautismo de fuego en el que te cuentan las pulgadas que mide un pié peludo según de qué zona sea... aunque para los que descubrimos la Gran Vaca espontáneamente sin haber leído antes literatura fantástica, esa introducción ya era un OHHHHHHHH!!! qué guay!!

Insisto, mucho del valor que se le da (¿le damos?) a la Canción reside en que es multiplayer, es decir, que no sólo lo disfrutas en relación única libro-lector(-momento) sino que puedes conectarte y disfrutarlo con amigos.

Fijo que cuando salieron las entregas de Crimen y Castigo la peña que leía lo comentaba y rallaban y el que había leido más intentaba no hacer spoilers a los otros (mis disculpas Tanis, sinceramente no pensé que hubiese un nuevo lector delante).

La idea de que la novela se dirige a un público objetivo me hace pensar... ¿entonces es la novela que tiene méritos o somos nosotros que cumplimos el perfil para que nos guste?

Arfffff, empieza a ser cansino esto de que siempre me asalten preguntas tipo "huevo o gallina?"

lord voldemort dijo...

Por razones de seguridad hacia mi persona voy ah continuar manteniendo en el anonimato mi nombre. Si fuera el caso que soy el Josito al que citáis, he de decir que no es tanto el formato lo que me repugna (que me repugna bastante) sino sus golpes de efectos. Sus trucos baratos para provocar que cojas aprecios a personajes etc.

Supongo amigo miguel que en parte tienes razón en tu comparación entre superhéroes telenovela y cfyh.

Los superhéroes pecan limitada mente del formato folletinesco pero tienen una serie de ventajas que no tiene cfyh, la primera y mas importante es que “NADIE DICE QUE SON UNA PUTA OBRA MAESTRA” son entretenidos y generan mucho de ese efecto de multiplayer que zabu cita. Pero solo en contadas ocasiones, con determinados autores se puede decir que se han obras de relevancia. Además lo único que puede darle una vinculación en el formato es el hecho de que son periódicos y no tiene final, pero lo que vincula a cfyh con una telenovela, y que lo diferencia de un comic de superhéroes, es el formato narrativo, esa forma de ir saltando de personaje en personaje dejando momentos de tensión entre escena y escena, esas miticas escenas del tipo “ carlos Alberto tu padre es…. Julio Jose.” Y entonces se ve una escena de otro personaje que no tiene nada que ver sobre el asunto, mientras tu te quedas pensando en como abra reaccionado.

Sobre las divagaciones de Zabu entre el huevo y la gallina la verdad estoy desacuerdo pero creo que la respuesta es simple ambos axiomas del enunciado son correctos la novela tiene meritos y vosotros como publico objetivo lo disfrutáis mas.

Lo de las 300 páginas me lo dijeron a mí un individuo indeterminado durante alguna de las multiples fiestas del verano del 2004 a lo cual solo pude decir a la puta mierda.

He de confesar que la novela no me desagrada tanto como suelo aparentar, pero ante la terrible adoración que se le profería a una novela del montón, me vi en la obliga moral de situarme en la oposición absoluta, eso me ha proferido múltiples enemigos jurados pero también horas de diversión :P

ese que no debe ser nombrado

Waznei dijo...

Bueno bueno bueno, cuántas respuestas. Han salido cosas interesantes que quiero responder; a ver si no me pierdo entre tantas, porque con esto casi podría hacer otro post. Ahí va mi macedonia de respuestas:

Primero, como ya dije en el mensaje original, lo de los “recursos baratos” es falso. En CDHYF no hay recursos baratos. Uno puede pensar que lo son, pero es problema suyo. Por ejemplo, los cliffhangers. Mal usados son un recurso barato y una cutrez que ofende al lector. Bien usados, son un recurso de estilo admirable, tanto como una metáfora o metonimia o aliteración o todas esas con nombres raros que nos enseñaban en clase y que parecen tan respetables.

Ejemplo de cutrez: el Héroe y la Chica trepan por un acantilado mientras intentan escapar de sus Malvados Perseguidores. Cuando casi llegan a la cima y están a punto de alcanzar el Refugio, la Chica empieza a resbalar. El Héroe intenta alcanzarla pero no puede, los Malvados Perseguidores empiezan a relamerse, vemos la angustia en los ojos de la Chica y la desesperación del Héroe ante la tragedia. Entonces acaba el capítulo, con toda esa tensión. En el episodio siguiente, se retoma la acción y entonces vemos que el Héroe hace un Esfuerzo Sobrehumano y ¡la alcanza justo cuando sus dedos se soltaban de la piedra que la sostenía! Siguen subiendo y llegan al Refugio. ¡Uf, por los pelos!

Pues sí, esto es una puta mierda, es una baratez con todas las de la ley. En CDHYF no hay nada de esto. Se crean momentos de tensión, sí, y se acaban los capítulos en lo más emocionante, desde luego, pero no hay trampas. No hay momentos artificiales que no aportan nada a la historia, como ese de arriba. En CDHYF, posiblemente el Héroe no alcanzaría a la Chica, que caería y se daría un hostión criminal. Y luego a lo mejor no muere, pero nadie puede quejarse de que era una escena “barata” o “cutre”, porque quizá la chica se queda paralítica por el golpe o los Malvados la violan salvajemente o qué se yo. El caso es que todo tiene consecuencias creíbles, influye en comportamiento de la gente y cambia el desarrollo de los acontecimientos. Es “justo”, vaya. Me parece absurdo quejarse o criticar que una historia sea emocionante.

En cuanto a la comparación con los superhéroes, pues es muy fácil. Nadie dice que los cómics de superhéroes son una puta obra maestra porque no lo son. La mayor parte es mierda. Eso sí, hay obras maestras (concretas) de vez en cuando. El folletín tampoco es una obra maestra, porque hay un montón de mierda. Pero CDHYF es la obra maestra del folletín.

Por otra parte, se ha comentado que una obra debe “comunicar” algo además de simplemente entretener para ser considerada artística o del máximo nivel. No estoy de acuerdo. Es más, me parece una tontería. Al fin y al cabo, ¿qué tratan de comunicar Hicksville o Ayako? (por mencionar las comentadas). De CDHYF también se pueden extraer toda clase de mensajes. Además, ¿qué transmite exactamente un cuadro abstracto? ¿O una canción? ¿Qué es “comunicar”, al fin y al cabo? Creo que nadie ha conseguido nunca una definición satisfactoria de “arte”, asi que más vale dejar de lado toda esa mierda.

Toda esa historia de que somos el público objetivo de la serie me parece muy simplista. Se nos puede considerar el público objetivo de toda clase de cosas, pero muchas son una mierda. Existe la sensación generalizada de que los Poderes Mágicos de la Publicidad y el Marketing pueden dominar nuestras mentes, o que los dueños secretos del mundo saben qué nos va a gustar y qué no. Eso es mentira. Los malos productos fracasan siempre, y sólo pueden sobrevivir a la larga debido a la ignorancia. Además, CDHYF no ha tenido ninguna clase de publicidad, de hecho al principio creo que fue un pequeño fracaso los EEUU. Pero es la hostia, y por eso ha acabado por triunfar. Si fuera tan sencillo como dirigirse a un público objetivo y empezar a ganar millones esto sería la repanocha. Yo personalmente no creo que cuando un escritor empieza una novela se ponga a pensar en movidas de público objetivo o sector de mercado. Y aún cuando fuera así, las estanterías de las tiendas están llenas de morralla de fulanos que también lo hicieron.

Asi que es lo de antes: si no te gusta, pues vale, qué le vamos a hacer. A mí no me gustan las acelgas y me gusta el pastel de queso, como dijo el sabio. Pero si viene uno diciendo “bah, el pastel de queso no es para tanto, lo que pasa es que sabe bien y está pensado para gustarle a la gente”, pues parece que tenga ganas de tocar los cojones. El pastel de queso (bien hecho) es un puto manjar. Si no te gusta, para mí serás una especie de homosexual culinario.

Alberto Iglesias Lorenzo dijo...

http://albesias25.blogspot.com/

una reflexión al respecto

Zabu dijo...

¡¡¡¡JOJOJOJOJOJO!!!!!!

Qué sinvergüenza el Alberto!

Stereotopffer dijo...

Pues como apunta Alberto comunican simbolicamente una aspecto de la realidad cosa que Canción de Hielo y Fuego no hace.

Y ojo que no sea arte no le quita ninguna de sus virtudes.

Pero si quieres que haga a grandes rasgos un resumen de lo que comunican ambas obras es: Hicksville el amor a los cómics, y Ayako la mezquindad humana.

Y tu dirás que Canción deHielo y Fuego podría comunicar algo (tipo que nadie es trigo limpio o algo así), pero sabes que en realidad no es cierto, en primer lugar porque no hay intencionalidad de hacerlo por parte del autor y segundo porque de haberla el mensaje no llega al estar mezclado con una infinidad de otros mensajes (muchos de ellos directamente contradictorios, ya que lo importante es la trama no el que haya mensaje).

Lo de que nadie ha conseguido una definición satisfactoria de arte lo dirás tu (o será que tu no las conoces?), yo tengo muchas y todas me valen, para según que caso. En ninguna de ellas entraría CdHyF.

Hay mucha música que ni de coña es arte y mucha pintura abstracta y figurativa que igual.

Sobre lo de que todo lo que es bueno acaba triunfando es mentira, ya en su propia enunciación se está cayendo la afirmación. Del mismo modo no todo lo que es mierda fracasa. Y aunque está claro que probablemente Martin no hace un estudio de mercado al escribir el libro está aun más claro que SÍ lo hacen los editores que 1) le compran el libro y 2) corrigen el libro (y Martin precisamente reconoce haber hecho muchos cambios por presiones editoriales). De todos modos los estudios son estadística y como tal muchas veces fallan.

Cada uno es muy libre de tener el gusto que quiera, pero no es respetable si no hay criterio que lo sostenga.

Sobre lo de que los superheroes no tienen el formato narrativo de una telenovela, no es cierto. Te dije que sustituyeras, y si sustituyes todo encaja.

Los superheroes funcionan exactamente igual que una telenovela; apelación a todos los fetiches de la cultura popular, planificación ágil, estructura narrativa compleja, orquestada sobre múltiples personajes enlazados en una intensa red de conflictos, secuencias muy breves, agotamiento de todas las posibilidades combinatorias tanto en lo tocante a la trama como al diseño de los personajes: sometimiento a todo tipo de transformaciones para facilitar las combinaciones anteriores - cambio, o inversión, de objetos de deseo, transformaciones periódicas de su caracter, de su conducta moral y... cuando es necesario- y , tarde o temprano, todo será necesario para que CdHyF pueda seguir reproduciéndose- mutación absoluta vía crísis psicológica - a veces bajo la forma de amnesia galopante- y, en el extremo, renacimiento, tras una muerte más o menos aparentemente definitiva.

Ea!

Stereotopffer dijo...

El cómic de superheroes tiene obras maestras del arte pero siempre en ese caso comunican algo.

Watchmen comunica (de todos modos se aleja mucho de lo que el género de superheroes es, al igual que el Quijote de la novela de caballerías).

Amazing Spiderman #235 no.

Isa dijo...

Hola...
Acabo de llegar a esta página a través de una de las entradas a mi blog y la verdad es que como ahora estoy acabándome Tormenta de Espadas (y más enganchada que nunca) devoro toda la información que encuentro por la red sobre CDHYF.
Básicamente estoy muy de acuerdo con el mensaje original. Estos libros son un folletín, pero un buen folletín. No es Corín Tellado. Y es cierto, Alejandro Dumas hijo también hizo un folletín: La dama de las camelias. Y ahi lo teneis. Se lo recomiendo a todo el mundo. Y Jane Austin hacía folletines también.
De todas formas, sólo quiero matizar que hay algo que, de momento, le falta a CDHYF para ser un auténtico folletín: el amor. En estos libros todavía estoy a la espera, por mi natural romanticismo, a encontrarme alguna relación que pueda convencerme plenamente. Hasta ahora ya sabeis lo que hemos tenido.
Pero por lo demás, pues si, esto es Falcon Crest. Pero me encanta.

Un saludo!