viernes, 10 de marzo de 2006

Grandes Bodrios de la Historia del Cine: Underworld


Que Underworld (2003) es una de las peores películas de la historia es algo que ninguna persona equilibrada puede discutir. Es tan mala que, en el momento de decidir que iba a hacer lo que estoy intentado hacer (es decir, inaugurar una nueva sección en la que vaya hablando de lo peor de lo peor de que se haya visto jamás en un cine), me he encontrado con una seria dificultad. Es tan jodidamente mala que realmente no sé qué decir para describirlo. Quizá debería volver a verla para refrescar las sensaciones que me produce… pero no merece la pena, esto no es tan importante, ni siquiera me pagan por ello. Se supone que me divierte, ¿por qué iba a tener que sufrir? Incluso cobrando, sería algo que tendría que pensar con mucha calma.

Y es que decir que es mala es ser indulgente. Porque no es como esas pelis casposas de videoclub que todos conocemos y perdonamos. Underworld peca de crímenes abominables. Y voy a intentar explicarlo sin usar la palabra “pretencioso”, aunque le viene como anillo al dedo.

Le sensación que recuerdo más claramente es la de “esto es un coñazo”. Yo ya me esperaba ver una peli mala de tiros y hostias, pero es que ni siquiera había eso. Ni siquiera un guión coherente. Ya no digo bueno, o pasable, sólo coherente. No tenía puto sentido. Y era laarga. Larga. No terminaba. Dos horas y media, creo que dura. “Que se acabe ya” y “¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Por qué?” fueron pensamientos que se repitieron varias veces en mi cabeza mientras la veía. Al final acabé sucumbiendo a una fascinación insana, preguntándome cómo podía ser tan mala, como podía ir empeorando aún más, cómo podía haber hecho alguien algo tan malo disponiendo de tantos medios… un montón de preguntas sin respuesta.

Supongamos Matrix (la segunda parte, que era otra basura, nos ayudará más a ponernos en situación). Transformamos a Keanu en tía, pero conservando todas sus dotes interpretativas (evidentemente, es sarcasmo). Suprimimos varios millones de dólares en efectos especiales. Quitamos a las máquinas y el mundo ficticio y metemos vampiros y hombres lobo hostiándose entre sí. La verdad es que hasta aquí incluso suena bien. Pero resulta que las escenas de acción son una mierda, sin un ápice de la pretendida espectacularidad. Los diálogos son zafios y los personajes clichés mal dibujados. Parece que hay una trama, y el espectador le va dando tiempo, pero todo resulta ser una chorrada inimaginable que no se sostiene de ninguna manera. Los actores siguen el “método matrix”, que es decir cosas con la cara muy seria sin cambiar de expresión y tratando de aparentar una gran sabiduría y profundidad para hacerse los interesantes. Pero sólo dicen chorradas todo el tiempo. De la peor calaña. Y todo el tiempo haciendo como si estuvieran proclamando verdades vitales sobre el sentido de la existencia, en un intento vano de representar criaturas con una edad de varios siglos que resulta grotesco y vergonzante, mientras supuestas escenas de acción se alternan con diálogos reveladores de una trama inexistente. Un gótico de 16 años flipao por las novelas de Anne Rice no lo podría hacer peor (Anne Rice, cuánto mal ha hecho al mundo). Cargante, aburrido, exasperante.

Realmente tendría que volver a verla, porque ya no recuerdo bien todos los detalles que me repugnaban tanto. Los siento en el subconsciente, y sé que si hiciera memoria en serio, podría acordarme… ¡pero es que no quiero hacer eso! ¡No me atrevo! Era demasiado horrible.

Y aún así, parecen dispuestos a sacar una segunda parte. Y conozco a gente que dice que le ha gustado. ¿Por qué? ¿Por qué? Yo ya sabía que el mundo está bien jodido, pero si a la gente le gusta esto es que las cosas van peor de lo que pensaba.

3 comentarios:

Alberto Iglesias Lorenzo dijo...

Está bien esta nueva sección. A lo mejor hago yo una de cosas que dije que eran un mierda y acabé viendo, escuchando o haciendo.

Anónimo dijo...

Ayer vi TErminator 3... por los clavos de cristo, qué malísima, pero qué mala es!!

Una fotocopia de la segunda parte (que ya era mucho peor que la primera) con un guión (es un decir) que se desmonta con dos preguntas, unos actores lamentabilíssisisisisismos (conho, Edward Furlong aún daba el pego como macarrita rebeldillo) y estupideces cogidas por los pelos (en el súperbunker militar no hay nadie, la terminator tonta y mala puede hacer telequinesia, arnie ahora sabe cosas que nadie podría saber y no se comporta como uno espera de una máquina... en fin). Un auténtico placer sardónico ir viendo cómo la cosa empeora y empeora, justo como tú habías sospechado.

La escena del ataúd... vaya mierda sin sentido de cabo a rabo.


Un cagarro cósmico, vaya. Ojalá las máquinas se los hayan cepillado a todos.

Rober

El Gran Chimp dijo...

Pues si, sr. Waznei, Underguold es mala de cojones y se ha hecho una segunda parte... ¿a qué se debe este fenómeno? Yo se lo diré: esto es debido a que los espectadores de Underguold responde a un perfil muy definido y marcado que se ilustra perfectamente en este fantástico blog:

http://bakala007.blogspot.com

He ahí la solución a su duda existencial.
Salud!