sábado, 14 de mayo de 2005

Poco a poco...

Poco a poco, ya voy volviendo a leer. La operación parece haber ido perfectamente. Veo genial, pero la vista todavía se me cansa mucho. Y todavía tengo que tener una serie de incómodas precauciones... pero veo tremendamente bien y todo es mucho menos molesto de lo que esperaba. En cuanto pueda, empezaré a desperdiciar mi nueva y magnífica visión perdiendo el tiempo por internet y actualizando esto con una maravillosa historia sobre lo que uno siente cuando le rajan el ojo y se lo queman con un láser hasta que se evapora. Próximamente aquí, en Por Encima del Bien y del Mal. Saludos.

5 comentarios:

dieguito dijo...

Me alegro que todo vaya bien... dentro de poco a quemar la vista delante del monitor XD

Zabu dijo...

¿que te rajan el ojo? qué?.... QUÉ??


No me jodas tío, que yo tambien me lo estaba planteando....

¿notas como te rajan el ojo?

NO puede ser verdad........

ARgggghhhhh, prefiero la circuncisión........

RhyssFen dijo...

... no se ke es peor....

Zabu dijo...

... mientras mantengamos la cosa en la entelequia de la imaginación, prefiero que me corten un cacho piel a que me rajen el ojo :P

Waznei dijo...

Hombre, rajar rajar... sí que te cortan el cristalino (me parece) y luego levantan el cacho que cortan para aplicar el láser por debajo. Vale que es un corte mínimo (creo que eran 160 micras o algo así), pero sí que es una sensación rara que lo hagan mientras estás mirando, porque uno se da cuenta de la diferencia cuando retiran el trozo. La verdad es que, habiendo anestesia de por medio y teniendo la posibilidad de cerrar los ojos, yo casi prefiero la circuncisión. Menos agobiante.