lunes, 31 de octubre de 2005

El Dia del Latinazo

Hoy ha sido el día del Latinazo. El Latinazo es una experiencia vital. Hay que vivir el Latinazo. Imaginad una brecha en el contínuo espacio-tiempo, algo capaz de transmutar la naturaleza misma de la realidad y convertir un domingo por la tarde en un sábado por la noche, y quizá os acerquéis a vislumbrar un atisbo de lo que yo he visto hoy.

Estoy en la "oficina" de mi querido Miguel Porto, en Madrid, de visita. Él duerme en la habitación de al lado. Le vendrá bien, dice. Yo apuro este extraño momento atemporal y me permito el lujo de olvidarme por unos días de mi propia existencia. Lo necesitaba.

Puedo contar muchas cosas de estas vacacioncillas. Pensaba hacerlo aquí y ahora. Por algún motivo no me apetece realmente. Quizá estoy demasiado inmerso en ellas todavía, quizá es sólo que también me vendría bien dormir.

Dicen que el tiempo no se detiene para nadie. No es una afirmación exacta. He descubierto que es posible detener el tiempo, lo que ocurre es que antes o después te cae encima de golpe. Y no me parece mal.

Hemos captado la señal de una televisión extraterrestre. Fingían ser humanos, pero eran de otro planeta. O al menos, eran seres humanos cultivados en otro planeta como vainas. No sé qué pretenden.

Definitivamente, necesito dormir.

2 comentarios:

RhyssFen dijo...

:S si... mejor duerme.. XD

C Sh dijo...

Me gusta la idea de que sea posible detener el tiempo. Aunque eso de que se te caiga luego encima cuando menos te lo espera es una putada. Y te lo digo con conocimiento de causa.

Besos