jueves, 21 de abril de 2005

Más gilipolleces

Más gilipolleces

Cuando todavía no me había recuperado de la chorrada de antes de la prohibición de los videojuegos a los menores, me encuentro en el Faro de Vigo de hoy algo mucho más terrible y nefasto: Zapatero ha dicho que después del verano piensa poner en marcha una ley de paridad ("ley parida" sería un nombre mucho más adecuado) para que las listas de partidos políticos (o algo así, estoy explicando el tema de memoria) estén compuestos del mismo número de hombres y mujeres. Es imposible concebir nada más restrictivo y absurdo. Quizá cuente con contentar al típico grupo de feministas trasnochadas, pero eso no justifica el daño que se le hace a la sociedad con una medida como esa, que me temo que sea exportable a muchos otros ámbitos aparte de la política. Porque, una vez establecida esta norma, se verá como lógico y natural que en breve también tenga que haber algún miembro de una determinada raza o religión. O incluso de determinado color de ojos o cabello. ¿Por qué no? Es la misma lógica. Lo que Zapatero nos dice con esa parida de propuesta de la paridad, es que los partidos políticos (y después los consejos de administración de las empresas, y después quién sabe qué cosa) ya no van a estar formados por las personas mejor cualificadas (que es como es ahora... en teoría), sino por las personas que encajen con determinadas restricciones basadas en el sexo. Y esto se llama de una manera: DISCRIMINACIÓN. ¿Es tan difícil ver que con esta medida se logrará el efecto contrario al deseado? Siempre que el efecto deseado sea mejorar la sociedad, claro...

Qué deprimente es leer el periódico...

1 comentario:

Samuel dijo...

Pues sí, pues sí, completamente de acuerdo. Pero dejemos que los partidos políticos se desvirtúen por tendencia natural, hasta que llegue el momento en que sea evidente su falta de coherencia. Selección natural, que le llaman.

¡¡¡¡¡¡Ánimo con ese examen!!!!!!